Lollapalooza 2019: Greta Van Fleet pelea contra el fantasma de Led Zeppelin

La banda estadounidense llegará al país para presentarse durante la tercera fecha del festival
La banda estadounidense llegará al país para presentarse durante la tercera fecha del festival
Alejandro Lingenti
(0)
1 de marzo de 2019  • 19:25

En el mundo de la música a nadie le gustan demasiado las comparaciones. Y mucho menos si son del estilo "son los nuevos...". En el caso de Greta Van Fleet, los puntos suspensivos deben ser reemplazados por " Led Zeppelin ", nada menos. Pero es probable que a los jóvenes integrantes de esta banda nacida y criada en Frankenmuth, un pueblito de apenas cinco mil habitantes de Michigan, ese asunto no los perturbe. Porque hasta Robert Plant dijo que "suenan como Led Zeppelin I". Y basta con escuchar cualquiera de los temas del primer álbum, From The Fires (2017), o los de su sucesor, Anthem Of The Peaceful Army, para darle la razón.

¿Por qué un grupo de músicos que no superan los 22 años - los hermanos Josh, Jake y Sam Kiszka + un amigo de toda la vida, el baterista Danny Wagner- es tan parecido a otro que nació a fines de los 60? La respuesta quizás tenga que ver con una especie de experimento social impulsado por el padre de los Kiszka. Lo detalla Josh, el cantante de Greta Van Fleet: "La verdad es que pasamos mucho tiempo escuchando los discos de rock, blues, folk y jazz que había en casa. No salíamos mucho... Conocimos el rock más moderno recién cuando ingresamos en la secundaria". La importancia de ese entorno íntimo también determinó el nombre del proyecto: Greta Van Fleet era una vecina de los Kiszka a la que solían llevarle leña para que calentara su casa.

En breve habrá dos chances para ver a Greta Van Fleet en vivo en Buenos Aires: una el 31 de marzo, en la última jornada de la edición 2019 del Lollapalooza , y la otra en uno de los side shows del festival, al día siguiente, en el Teatro Gran Rex. Buenas ocasiones para chequear si la la banda excede el mero ejercicio de retromanía y tiene un discurso propio en vivo. Por lo pronto, lo que denota el repertorio grabado en estudios son parentescos tan evidentes con Zeppelin (casi siempre) y con las aventuras solistas de Jack White (otro retromaníaco, pero con la personalidad suficiente como para elevarse por encima del puro homenaje a los antepasados) que siembran maliciosas dudas en la prensa más cizañera: así como la revista Rolling Stone calificó Anthem Of The Peaceful Army con tres estrellas y media, una puntuación generosa, Pitchfork fue lapidario con su 1,6 sobre diez.

Las opiniones de los críticos, de todos modos, tienen una influencia relativa: al margen de ser un certificado categórico del parecido con Zeppelin, "Highway Tune" -hasta ahora el tema de Greta Van Fleet más descargado en Spotify - escaló al primer puesto del chart que Billboard le dedica al rock y se mantuvo ahí por varias semanas.

El estilo vocal de Josh es tan tributario del que patentó para siempre Plant que asombra: "Es una influencia decisiva, como también lo es Steven Tyler -admite el vocalista de Greta Von Fleet-. Ellos sentaron las bases para cantar rock and roll. Al mismo tiempo, creo que Plant tomó muchos elementos de cantantes negros como Wilson Pickett y Otis Redding".

Parte del pelotón de bandas que dialoga de manera abierta con el pasado -ahí están también Airbourne, Volbeat, Blues Pills y Rival Sons-, Greta Von Fleet tiene un vivo recargado de largos pasajes instrumentales y solos de guitarra, al estilo de los Mars Volta, otra referencia palpable. "Cuando arrancamos no teníamos idea de qué músicas estaban conectadas con las nuestras. Se trataba simplemente de tocar -aclara Josh-. Cuando empezaron a decir que lo que hacíamos se parecía mucho a Led Zeppelin, nos dimos cuenta de que era cierto, pero en realidad lo que más escuchamos en casa era blues. Hacíamos covers de Elmore James y Howlin' Wolf".

La novedad que aporta Greeta Von Fleet, entonces, no tiene que ver con su singularidad. Su aparición en escena merece remarcarse, antes que nada, como un acto de restauración: en el contexto de charts dominados hace un buen rato por otros géneros (trap, hip hop, R&B, EDM), el rock de guitarras vuelve a pisar fuerte, como pasó hace unos años con The Strokes y The White Stripes. Habrá que ver si esta banda de Michigan tiene espalda para sostenerse en el tiempo. Y si puede sacudirse definitivamente el lastre que representa el fantasma acechante de Zeppelin. "Es un poco cansador que se hable siempre de la misma influencia -sostiene Jake-. También han sido muy importantes para nosotros las películas de Stanley Kubrick, Francis Ford Coppola, los hermanos Coen y Quentin Tarantino".

La historia de Greta Von Fleet recién empieza. Es justo esperar cómo evoluciona para emitir un juicio mejor argumentado. Mientras tanto, un tal DJ Cummerbund, experto en mashups que tiene su propio canal en YouTube (muy entretenido, por cierto), reunió "The Wanton Song", tema del disco Physical Graffiti de Zep, y "When The Curtain Calls", primer single del debut de Greta Van Fleet. Escúchenlo y verán que son familia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?