Maluma: "Madonna quiere tener todo a tiempo, es demasiado estricta"

Crédito: Youtube
A los 25 años es una de las estrellas de la música global; YouTube acaba de lanzar un documental sobre su origen e intimidad
Paula Soler
(0)
6 de junio de 2019  

CIUDAD DE MÉXICO.- Tose. Espera la próxima entrevista sentado dentro de una sala enorme iluminada tenuemente para las cámaras. Viste ropa deportiva naranja y gris. El evento donde presentará el documental sobre su vida, a sus 25 años, aún no comienza. Para Maluma es hora de hablar. Saluda, mira a los ojos, da un beso, es amable. Está enfermo, pero sigue adelante con su agenda de compromisos.

"¿Tomaste tu medicina?", le pregunta una de las 15 personas que lo rodean y que le hablan tanto en español como en inglés. Él contesta risueño que sí, mientras chequea su celular y escribe. Cerca, atento, hay un hombre alto, enorme, con una cicatriz en la cabeza. Es quien más tarde lo escoltará al baño. Un segundo antes de que comience la charla se pone unos lentes oscuros. Alguien grita: "¡Grabando!".

Maluma está en México en medio de la gira promocional de 11:11, el disco en el que Madonna canta un tema con él . Es por eso que en este país ayer se realizó la première del documental sobre su vida, Lo que era, lo que soy y lo que seré y que YouTube estrenó mundialmente como parte de las producciones propias que brinda bajo el sello YouTube Originals. El film ilustra con anécdotas amenas y divertidas los comienzos del colombiano que canta reggaeton y que fue criticado en algunos países por el contenido machista de algunas de sus letras.

El director del documental es el dominicano Jessy Terrero, quien ha seguido de cerca el mundo de la música urbana, como el hip-hop y el trap, estilos en los que los cantantes hacen alarde de joyas, drogas y mujeres. Pero lo que elige mostrar Terrero del joven que nació en Medellín es a Juan Luis Londoño Arias -el verdadero nombre de Maluma- y a su familia, su punto débil, su piedra fundamental.

Maluma y la polémica

"Solo seis minutos de charla por favor", fue el pedido previo del entorno del artista, que ya se había erguido en su silla presto a contar lo que quería contar.

-¿Cómo surgió la idea de tu documental? ¿Surgió como una respuesta a quienes te critican?

-No, YouTube me ofreció hacerlo y creo que fue el momento indicado. Yo quería mostrar quién es Juan Luis, más allá de Maluma, porque la gente solo conoce la parte del entretenimiento, del escenario, de la música y creo que faltaba ese tipo de documentales que acercara a los artistas a su parte más humana. Por eso decidí abrir las puertas de mi casa, literal, y que conozcan a mi familia y que desde su perspectiva cuenten un poquito lo que he tenido que vivir y lo que tuvimos que pasar para hacer este sueño realidad. Y me siento muy feliz.

Durante la entrevista Maluma usa unos lentes de sol, bien oscuros. Su voz suena calma, cálida. Habla casi igual que como canta. Muerde las palabras, las hace mullidas, las ronronea meloso, como un gato, pero es un perro. En sus canciones los hombres son perros y papis. Las mujeres, gatas y mamis. Ellos quieren perrear y claro, ellas también. Ellas quieren disfrutar, poner celoso al que las dejó. "Quiere salir, fumar, beber, subir un video pa'quelo vea él, pa' que se dé cuenta de lo que perdió, pa'que el hijuepu se sienta peor", canta desde "HP", uno de los temas latinos más escuchados en los Estados Unidos hoy por hoy.

Y él, él se ofrece a todas: "Si esta noche tu novio te bota, dile que no estás sola, que soy el clavo que saca ese clavo. Yo sí te cuido, no como ese idiota". En "Soltera", Madonna es una chica independiente que quiere resistirse al amor de Maluma. Él canta: "Se pone creativa luciendo su body" y ella le dice: "No soy una chica que beberás como vino". La semana pasada, 11:11 llegó a ser el álbum latino más vendido en los Estados Unidos, según Billboard.

La vida es bella para Maluma. En Instagram, se ve a los cuatro hijos menores de Madonna bailando "Medellín", una de las dos canciones con las que él colabora en el álbum de la Reina del Pop, Madame X, que sale el próximo 14. Pero no todo es "rico" para él. Fue el centro de las críticas cuando en 2016 sacó el single "Cuatro babys" junto a cuatro cantantes de trap. "Estoy enamorado de cuatro babys, siempre me dan lo que quiero, chingan cuando yo les digo, ninguna me pone pero", es su estribillo.

Por esos tiempos, su enojo con sus detractores fue tal que en una entrevista se retiró al escuchar por enésima vez una pregunta sobre ese tema. El año pasado, en España, se hizo una convocatoria para que no toque en ese país. Y si bien pidió perdón por ofender, Maluma dice en cada entrevista que no es machista porque fue criado por su madre y su hermana.

"Yo soy la primera en bailar 'Cuatro Babys' y ponerme a perrear", dice su madre desde el documental, que incluye esa canción completa y en el que Maluma vuelve a decir que no se arrepiente y que seguirá tocando su música. Lo cierto es no ha reincidido en letras tan polémicas como esa.

-Las críticas que has recibido, ¿han condicionado la escritura de tus letras?

-Creo que el público se ha encargado de moldear un poco al artista.

-¿Sos abierto a las críticas?

-Me encanta escuchar a la gente, pero escucho las críticas de quienes realmente me importan, que son mi familia y mis amigos. A ellos sí les creo de verdad, sé que me quieren y me aman porque quieren lo mejor para mí. No me enojan las críticas de la gente. Me dan tristeza porque esos comentarios los hacen con el objetivo de destruir y eso es algo grave. Y digo, wow, cómo puede haber personas que en las redes te dicen que te suicides y es por eso que vemos casos tan fuertes en la juventud y a raíz de todo eso es que yo construí mi fundación, que se llama El Arte de los Sueños, con la que sacamos a niños de Medellín de las calles y les damos esperanzas.

-¿Sos un ejemplo para ellos?

-Lo que más quiero es inspirar con este documental a que logren sus sueños.

Juan detrás de Maluma

La palabra Maluma surge de las primeras dos letras de los nombres de su madre, Marlli; de su padre, Luis; y de su única hermana, que es mayor que él, Manuela. Y hay más historia detrás de su nombre. Juan Luis era adolescente cuando quiso hacerse su primer tatuaje de los tantos que hoy ostenta. Pero sus padres no lo dejaban, hasta que los planetas se alinearon. "Y claro, les dijo a mis papás todo amoroso que se tatuaría Maluma por ellos dos y por mí. Así, ¿cómo le dirían que no?", cuenta risueña su hermana en el film, que ya puede verse.

-En el momento de hacer el documental, ¿cuál fue la primera imagen que se te vino a la cabeza y que dijiste "quiero contar esto"?

-Yo, pequeño, viendo que la casa se derrumbaba y que tenía que hacer algo para salir a flote.

La imagen se dibuja en las palabras de su madre, cuando en el film se quiebra al explicar cómo el divorcio y la ida de su marido de la casa familiar repercutió en un Juan Luis de 10 años: "Fue difícil. Una vecina me había contado que al pasar por el garaje lo había visto paradito, llorando, y que él le dijo que se iba a quedar ahí porque en cualquier momento volvía su papá".

Vulnerable, pero con garra. Es que casi en paralelo a la separación, la empresa de su padre quebró y ante esa crisis económica familiar él comenzó a pensar en cómo podía ayudar a su madre y a su hermana. "Conseguí una bolsa de dulces a dos dólares y comencé a vender cada uno a dos dólares. También hacía sándwiches, y los vendía en mi escuela, que era de gente con buena posición económica", cuenta orgulloso desde el film. Luego, vería en la música una mejor salida.

-¿Cuánto de ese niño más guerrero hay hoy y cuánto del niño que lloraba porque su padre se fue de la casa?

-Todo, todo eso es lo que me ha mantenido con ganas de seguir adelante, el recordar por qué fue que comencé. Cuando uno pierde ese niño, pierde todo y hoy lo siento presente en mi corazón.

El reggaetonero Don Omar cantaba en el escenario. Abajo, la gente gritaba y bailaba sin parar. Un quinceañero Juan Luis, asistiendo a uno de sus primeros recitales, dijo: "Yo quiero estar ahí arriba". Pero al elegir el escenario, dejó de lado su otra pasión, el fútbol, con el que llegó a jugar como aficionado en las inferiores de Atlético Nacional y Equidad Club Deportivo de Colombia. "El fútbol me dio la disciplina y eso me ayudó a cumplir mi sueño", cuenta en el documental el cantante, donde su DT y compañeros recuerdan cómo se rieron cuando él dijo que se iría a probar suerte con el reggaeton. Fue en ese entonces cuando le pidió a su tía Yudi Arias y a su tío Juan Parra, un productor de televisión que de música sabía poco y nada, que de regalo de cumpleaños le posibilitaran grabar un video con una canción que él había escrito. De ahí en más, fueron sus tíos quienes hicieron las veces de productores, con el apoyo de sus padres y su hermana. Hasta que a los 17 años Sony apostó por él y sacó el sencillo "Farandulera".

-Ahora cantás con Madonna y Ricky Martín. ¿Qué te dejó cada uno como aprendizaje?

-Me han dejado consejos muy importantes. Como artista hay que aprender a recibir y a ser una esponja al momento de trabajar. No es tanto el dar consejos, uno ve cómo actúan ellos y es donde uno aprende.

-¿Con Madonna y Ricky qué aprendiste?

-Ricky es una persona muy espiritual y tranquila, pero goza su vida de manera espectacular. Madonna es superdisciplinada, quiere tener todo a tiempo, es demasiado estricta. Creo que cada uno de ellos me ha aportado cosas muy grandes y lo que he compartido con ellos me ha moldeado mucho.

-Tu documental se llama Lo que era, lo que soy y lo que seré, ¿qué serás?

-No lo sé [se ríe, al igual que sus asistentes], pero espero que estas metas que tengo se hagan realidad como se fueron haciendo realidad. Quiero seguir siendo un gran artista y dándole mi cariño al público y creo que mi labor es cambiar al mundo de una manera positiva.

Suena el "muchas gracias" de quien tenía el reloj en mano, dos minutos después de los seis pautados. Maluma tose, se saca los lentes y saluda ameno. Más tarde será la presentación oficial de su documental. Junto a su novia, Natalia Barulich, aparecerá de traje y zapatillas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.