Marcela Roggeri y Francois Chaplin: 2 pianos que recrean los locos años veinte

Mañana a la noche,en el Auditorio Nacional del CCK, presentan "Années Folles", su último disco con piezas de compositores emblemáticos del famoso período entreguerras
Mañana a la noche,en el Auditorio Nacional del CCK, presentan "Années Folles", su último disco con piezas de compositores emblemáticos del famoso período entreguerras Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Helena Brillembourg
(0)
15 de noviembre de 2019  • 16:03

Este viaje musical a través del tiempo tuvo su punto de partida hace dos años cuando los pianistas Marcela Roggeri y el francés Francois Chaplin ofrecieron un concierto en el Teatro Coliseo para cerrar el ciclo de Nuova Harmonia 2017. Allí presentaron "Le boeuf sur le toit" una selección de las obras que se escuchaban en el famoso cabaret homónimo que funcionaba en París durante esa época conocida como los años locos. Luego de este concierto ambos se dieron cuenta que había mucho más por explorar y decidieron seguir investigando. El resultado quedó registrado en un CD Années Folles que próximo a su fecha de lanzamiento vienen ahora a presentar a Buenos Aires con el concierto que ofrecerán mañana a la noche en el Auditorio Nacional del CCK.

El movimiento cultural del período entreguerras abarcó todas las artes y tuvo como centro neurálgico la capital francesa, pero su influencia llegó a casi todo el mundo. Sus protagonistas, casi como en una explosión creativa, se dedicaron a producir obras entusiastas, llenas de energía y que por sobre todo invitaran al goce de la vida. Este mismo mensaje es el que buscan transmitir estos dos pianistas con su proyecto y además, que sirva para rescatar ese tiempo durante el cual todos los artistas eran capaces de compartir ideas y crear juntos. "Con este concierto buscamos olvidar un poco este mundo agrietado y dividido y transmitir el mensaje que si es posible aspirar otras cosas. Soy una convencida que el arte puede ayudar a hacer ese trabajo. Y que no existen límites para pasar de una obra clásica, al jazz o al tango. Los estilos se pueden fusionar siempre y cuando se presenten con excelencia", explica Roggeri.

El programa está unido a través de un hilo conductor que traza un recorrido a través de composiciones emblemáticas de ese período según lo explica Chaplin. "Empezamos con L'embarquement pour Cythère de Poulenc para ir situándonos en atmósfera, puesto que esta obra sugiere ese ambiente del típico bar en el que los franceses se juntaban a tomar una copa. Los otros autores franceses que interpretamos son Satie, Ravel y Chevalier. Y quisimos incluir a Germaine Tailleferre, la única mujer que integraba el famoso grupo de "los seis" como una manera de mostrar la mentalidad de vanguardia que había en esa época en la que no había inconvenientes de invitar a una compositora a trabajar con ellos. Saliendo de París y como una manera de mostrar cómo se extendió este movimiento por los distintos centros culturales del mundo, hicimos una selección de compositores. Entre ellos Bax, Gershwin y Johnson con su emblemático Charleston. No podía faltar Argentina y por esto también tenemos tangos de Gardel y Villoldo."

Francois Chaplin y Marcela Roggeri
Francois Chaplin y Marcela Roggeri Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli

Roggeri es una presencia constante en recitales y conciertos por toda Europa y en los Estados Unidos, pero también lo es acá en la Argentina a la que tanto ama regresar. Convertida en una embajadora de su música por el mundo, acaba de ser reconocida en Londres, la ciudad en la cual reside, con el Lucas Award 2019 a la mejor artista latinoamericana en el Reino Unido (en música clásica). Acostumbrada a tocar a dos pianos desde niña ya que así fue como debutó en su primer concierto junto a Bruno Gelber, afirma sentirse muy cómoda con esta manera conjunta de abordar la música. "Es algo que disfruto mucho, pero es necesario que quien esté junto a mi creando música no se limite solo a tocar bien, además debe tener muchas ganas de trabajar, investigar e ir más allá. Esto lo encontré en Chaplin y en su gran conocimiento sobre la música francesa", dice.

Para el francés, en cuya discografía destacan los registros de los nocturnos de Chopin, Poulenc (la obra para dos pianos con Alexandre Tharaud), Carl Philipp Emanuel Bach, Mozart (conciertos), Debussy (su obra para dos pianos y cuatro manos con Philippe Cassard) y quien se presenta en escenarios como el Wigmore Hall de Londres, el Théâtre des Champs-Élysées de París, la Filarmónica de San Petersburgo, la Art Gallery de Washington entre otros, es también fundamental entenderse desde el punto de vista humano. "Sucede al igual que con las parejas, no funcionan puntos de vistas opuestos sino lo más necesario es complementarse. Y esto lo demostramos en el piano, no tenemos el mismo sonido, pero cada uno suma algo diferente y esto lo hace más interesante. Hay que trabajar mucho, escucharse y evitar sobresalir uno sobre otro. Lo importante es lograr el sonido complementario entre los dos."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.