Attaque 77 no se separa: hoy toca en Obras y prepara nuevo disco para este año

Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Silvina Marino
(0)
27 de abril de 2018  • 00:37

La excusa es doble: Attaque 77 cumple 30 años y hay show-festejo esta noche en Obras, el mismo estadio que vio ascender a esta banda de Flores de manera vertiginosa. Como todo lo que le sucedió a Mariano Martínez, Luciano Scaglione y Leo De Cecco (que en 2009 se quedaron "solos", cuando el cantante Ciro Pertusi se alejó del grupo), la historia estuvo signada por: rapidez, asombro, oscilaciones, éxitos y fracasos. Lejos de la separación anunciada el año pasado, la banda sigue activa y promete nuevo disco para esta temporada.

Corría el año 1991, Attaque grababa en vivo Rabioso! en El templo del rock, con solo dos álbumes de estudio ( Dulce Navidad y El cielo puede esperar). "Es ridículo. Porque un grupo tiene que tener una trayectoria, una historia para que el disco en vivo se justifique. Y es que el grupo explotó. Pero con dos discos solos, no alcanzaban los temas siquiera para hacer un show", cuenta Martínez (voz y guitarra). Y rememoran entre los tres: "Estábamos trabajando en canciones nuevas, pero la compañía quería un disco ‘ya’ y no dábamos abasto". Antes habían tenido su primer gran momento: la edición de su disco debut, su vinilo, un año después de la convocatoria para formar parte del compilado Invasión 88. Y muy poquito después, vivieron el efecto "Hacelo por mí", el tema que los llevó directo a la cortina del programa de Mario Pergolini, a las radios y a las ventas. Del under y del punk a la televisión, sin escalas.

"Fue un momento crítico. La televisión es hostil y no la entendimos, porque éramos nuevos e ingenuos. Y todo eso nos terminó por enojar, por provocar una rebeldía contra nosotros mismos", reflexiona Martínez. Cuentan que, desde la discográfica, querían una secuela, una especie de Hacelo por mí 2. Y, en oposición, terminaron componiendo discos pesados y oscuros. En su historia siguieron los altibajos. "Salías en la televisión sin parar y, al otro día, cuando no te veían ahí, la gente pensaba que ya no existías", vuelve Scaglione (bajo). "Cuando empezamos éramos muy chicos, 15, 16 años. Cuando pasó la primera moda de Attaque hubo que superar eso", cierra De Cecco (batería). Y agrega Martínez: "Había un detalle que estaba pendiente: aprender a tocar".

Y vinieron las primeras giras, el interior, los países limítrofes, México, España. Vuelos y más vuelos. Tanta cantidad de aviones que, en su anecdotario, hay un rubro específico: sobresaltos en el aire. Como cuando despegaban y el avión frenó de golpe. "El capitán confesó que venía otro avión de frente. Era innecesario", narra Scaglione.

–¿No les hizo acordar a Casi Famosos?

Scaglione: –Casi nos confesamos unas barbaridades. Pero cuando vimos que el avión se estabilizó, dijimos: "No es el momento de hacerlo", je.

El año pasado Mariano Martínez subió un video a YouTube que luego se viralizó. Allí explicaba que no podrían editar una suerte de disco triple (conformado, en realidad, por tres epés) porque era caro para la compañía. También contó que no iban a tocar hasta que cumplieran ochenta años y que era probable que viniera una separación. Ahora actualiza: "Estaba siendo sincero. Probablemente hagamos unas cosas más y ya está. ¿A los 30 años no cabe decir eso? Lo que pasa es que la gente lo toma como algo trágico. Y es natural".

– Estallar es de 2009, y el siguiente álbum lo editan en breve, nueve años después. ¿Por qué tanto tiempo?

Martínez: –Sí, tardamos mucho en sacar material nuevo. Lo que me pregunté fue: ¿Hace falta que lo hagamos? ¿A alguien le interesa? Los mismos fans lo empezaron a pedir y a mí me sorprendió. Yo pensé que solo querían los hits del grupo.

–¿Cómo se sienten cuando tocan los temas más viejos?

Martínez: –Lo que uno recrea en vivo, como ir a cantar hoy "Hay una bomba en el colegio", es una fotografía de un momento de nuestras vidas. Si yo no comprendiera eso, no podría cantarlo. No habla de nuestro presente. Es una foto vieja.

–Desde al año pasado se instaló el tema de los abusos en el rock. Hubo denuncias, acusaciones y desvinculaciones. ¿Cómo ven el cambio de paradigma rockero?

Martínez: –Es parte de lo bien que evolucionamos como sociedad que se instale el tema del abuso, que era algo que tiempo atrás se callaba. Se naturalizaban abusos y discriminaciones. Hay otros avances. Quién iba a pensar que dos personas de un mismo sexo se iban a poder casar. También es un avance que se hable del abuso. No necesariamente solo en el rock: hay abusos en todos lados.

Scaglione: –El perverso es perverso en cualquier lado. A mí siempre me dio bronca el cliché de sexo, droga y rock and roll.

De Cecco: Eso es una canción, es un tema de Ian Dury.

–Pero muchos lo compraron…

Scaglione: –Obvio, mucha gente lo compró, también el fan o la groupie en otro momento porque, si no, no habría tenido dónde suceder… Pero a mí me pareció una frase de mierda que no tiene que ver con el arte, la sensibilidad y la música.

Martínez: –Vivir como una estrella de rock o tener un harén o groupies nunca me interesó. Capaz que algún momento fui un boludo y ahora de repente todo se acomoda para este lado porque cambió la mirada sobre eso. Yo nunca fui machista. Adhiero al feminismo, que reclama igualdad de género.

Scaglione: –El equilibrio es muy difícil, más cuando durante muchos años el hombre ha ejercido un poder de fuerza sobre la mujer. Es entendible que el reclamo tome potencia. Es lógico, con las atrocidades que ha hecho el hombre.

Las entradas para el show están agotadas. La organización pide que no se acerquen a la zona del Estadio Obras sin ticket, porque que no se venderán entradas en el lugar.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.