Chano en el Luna Park, una prueba superada