Concierto de gran jerarquía

(0)
28 de mayo de 2003  

Concierto del conjunto instrumental Combattimento Consort, de Amsterdam. Director: Jan Willem de Vriend. Solista: Jacques Zoon (oboe). Programa conformado con obras de Johann Sebastian Bach, Biagio Marini, Tarquino Merula, Jean Fery Rebel, Georg Philippe Telemann y AntonioVivaldi. Función N° 1 del ciclo organizado por el Mozarteum Argentino. Teatro Colón.

Nuestra opinión: excelente

El Mozarteum Argentino inició su tradicional ciclo de conciertos en el Teatro Colón, con un acontecimiento musical de primer orden, al presentar al conjunto Combattimento Consort, de Amsterdam, encabezado por su fundador, director y violín principal Jan Willem de Vriend, con la participación especial del varias veces galardonado flautista, también de los Países Bajos, Jacques Zoon, en calidad de solista.

La primera obra inscripta en el programa, la sinfonía inicial de la Cantata profana BWV 209, presumiblemente de Johann Sebastian Bach, pero que hoy parecería pertenecer a Wilhelm Friedemann Bach, permitió apreciar, en contados instantes, la excepcional calidad de los músicos, que sin la menor duda son una ejemplar embajada de su país de origen.

Llamativa justeza y disciplina, monolítica unidad y pulcritud técnica lució el conjunto, así como la excepcional jerarquía de ejecución del flautista y una concepción bachiana rigurosa, equilibrada y dinámica.

Sólo la sonoridad resultó algo inesperada a partir del anunciado uso de instrumentos fabricados en el siglo XIX, en razón de que la zona alta de los violines parecía provenir de los llamados instrumentos de época, tan en boga en los últimos años, con predominio de un timbre transparente, algo metálico y diáfano, muy alejado del tradicional matiz aterciopelado y redondo del violín proveniente de las grandes escuelas de fabricantes de la Italia del barroco, observación contradictoria que debería servir para un buen debate aleccionador en la materia. La obra de Bach inicial impactó por su grandeza y poco frecuente audición, así como por las notables virtudes de Jacques Zoon poseedor de un sonido de flauta (creemos que se trata de un notable instrumento de ébano) encantador por lo diáfano y esmaltado.

A renglón seguido se escucharon obras de compositores muy poco frecuentados, pero particularmente atractivas, como la "Passacaglia a queattro", de Biagio Marini (1597-1663), un violinista nacido en Brescia en 1597 al que se considera entre los primeros en escribir para su instrumento, que resultó ser rica en ideas musicales y apta para el lucimiento de cuerdas con bajo continuo a cargo de contrabajo, violoncello y clave.

Otro tanto ocurrió con "Ballo detto Pollieto", del organista y compositor de Cremona Tarquinio Merula (nacido en Cremona alrededor de 1595 y que pudo haber muerto hacia 1680); resultó ser una original y muy agradable pieza para quinteto integrado por dos violines y el bajo continuo que puso en evidencia el haber formado parte de obras instrumentales creadas con la influencia del temprano barroco y de los ensayos primarios del espectáculo de naciente teatro con música.

Por fin este tramo de obras poco conocidas culminó con "Les caracteres de la danse", del francés Jean-Fery Rebel (1661-1747), que fue alumno de Lully y miembro del conjunto de la corte de Francia Los 24 Violines del Rey. Creación dedicada a la danza de estilo rococó escrita para cuerdas, flauta, dos oboes y un fagotte (excelente Jos Lamerse), resultó ser una partitura encantadora y galante con una introducción para una serie de danzas, espejo de la refinada atmósfera de París.

Las tres mencionadas composiciones fueron vertidas con brillo, elegancia y a cada instante mejor resultado técnico y expresivo. Fue el prologo de la gran cumbre de la noche que se alcanzó con el Concierto en Si bemol Mayor, para tres violines, tres oboes y bajo continuo de Georg Philippe Telemann (1681-1767), acaso una de las más eminentes figuras de la música del período barroco y de la transición al clasicismo, aun hoy no considerado en su justa dimensión, al punto que cada obra que se puede apreciar se constituye en una experiencia enriquecedora ante sus renovadoras y personales ideas evidentemente nacidas de un talento realmente excepcional.

La ejecución fue impecable tanto por el desempeño de los tres admirables oboístas Henk Swinnen, Ron Tijhuis y Bram Kreeftmeijer, como por la dinámica y perfección con que los músicos dieron con el matiz germano de su estilo, pero influido por la luminosidad italiana y la delicadeza francesa

Esplendor musical

La enseñanza que dejó la primera parte aquí detallada se completó con la evidencia de que Jan Willem de Vriend, por alguna razón remarcó al formular el programa que la creación de Telemann formaba parte de un momento significativo de la historia de la música al incluir luego el Concierto Op. 10, Nº 2, "La noche", para flauta, cuerdas y bajo continuo, de Antonio Vivaldi, de sorprendente y renovadoras ideas sonoras, donde el canto de la flauta fue enaltecido por la formidable capacidad de Jacques Zoon, que logró fraseos de sublime y conmovedora intensidad.

Como la segunda parte incluyó dos obras, la primera también de Antonio Vivaldi, el estupendo y visceral concierto para cuatro violines y bajo continuo, Op. 3 Nº 10, en brillante entrega de los solistas Jacobien Rozemond, Eva Stegemann, Rolad Hoogeveen y Reinier Reijngoud y la Obertura Nº 4, en Re Mayor, BWV 1069, aparentemente en versión original de Johann Sebastian Bach, no quedó duda de que el programa fue una muestra contundente del esplendor del barroco en su etapa de transformación.

El aplauso final provocó el agregado de dos composiciones, brillantes y breves como para clausurar una jornada de muy alta jerarquía artística que seguramente ha de figurar entre los grandes acontecimientos de la actual temporada de conciertos.

Inauguración

  • La actuación del conjunto de Holanda en la primera función de los ciclos del Mozarteum Argentino, llevadas a cabo en el Teatro Colón, sumada a la presencia en Buenos Aires de la Orquesta de Filadelfia, constituye una inauguración de alta calidad que ha de quedar inscripta entre los mayores acontecimientos musicales de Buenos Aires.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.