Desvinculan a un fundador del Club Cultural Matienzo por una acusación de abuso sexual

El Club Cultural Matienzo funciona en Villa Crespo. Uno de sus fundadores acaba de ser desvinculado tras una acusación en las redes sociales.
El Club Cultural Matienzo funciona en Villa Crespo. Uno de sus fundadores acaba de ser desvinculado tras una acusación en las redes sociales. Crédito: Facebook
Abril Correa Leveratto
(0)
14 de diciembre de 2018  • 16:29

El jueves, en Facebook, Twitter e Instagram comenzó a circular el relato de Malena López Gelassen, una mujer de 22 años que cuenta en un extenso texto una experiencia personal con Agustín Jais, uno de los fundadores del Club Cultural Matienzo quien, además, es su primo.

En su declaración, López Gelassen acusa a Jais de abuso sexual , refiriéndose a un episodio que habría ocurrido cuando tenía 19 años y él, 31. Según sus propias palabras, en ese entonces ella se mudó de Bariloche a Capital Federal para estudiar y se hospedó en la casa de su pariente, donde se quedaría durante un cuatrimestre. A los 10 días de convivencia, Jais habría entrado en su habitación mientras dormía y la habría manoseado en su cama hasta que ella logró despertarse y reaccionar.

En la publicación, que adjunta una imagen del perfil de LinkedIn del acusado, López Gelassen sostiene haber sufrido consecuencias físicas, emocionales y psicológicas, tales como ataques de pánico, angustia, pensamientos suicidas y desórdenes alimenticios.

Su relato fue compartido por un gran volumen de usuarios en las distintas redes sociales, en parte debido a la convulsión social que generó la denuncia de Thelma Fardin contra Juan Darthés.

A raíz de la acusación, y a pocas horas de su publicación, el Club Cultural Matienzo difundió un comunicado escrito por las trabajadoras mujeres, lesbianas y trans en el que se anuncia la desvinculación de Agustín Jais de la organización. "Malena: te creemos, te acompañamos y nos ponemos a disposición", dice el texto. "#NoNosCallamosMás es ahora y nuestra respuesta siempre será: yo te creo hermana".

En diálogo con LA NACION, Camila Zapata Gallagher, parte de la coordinación general del Matienzo, explica cómo fue el recorrido hasta la decisión de apartar a Jais y por qué es tan importante el comunicado: "Nosotras venimos militando en espacios feministas que nos llevaron a cuestionar nuestros lugares de trabajo y las violencias internas propias de cualquier organización mixta. Hace dos años empezamos a tratar con escraches y denuncias, y nuestro protocolo de acción se fue puliendo. Este caso nos duele de una manera muy cercana y particular. En cuanto nos enteramos, nos organizamos, nos contuvimos y empezamos el trabajo colectivo que estamos acostumbradas a hacer. La decisión de desvincular a Agustín la tomamos de manera autónoma, fue una decisión unánime de la mesa de mujeres".

En general, ese es el mecanismo de reacción que implementan contra cualquier acusación en la que se vea, de alguna manera, involucrado el Matienzo. "Las fechas se bajan, los artistas se bajan, las personas se desvinculan: es nuestra primera acción. Nos parece fundamental que dejemos de callar. Siempre vamos a estar del lado de las mujeres, de los cuerpos violentados y de las disidencias", sostiene. "Lo que pasó ayer es un nuevo punto de inflexión para sumar mayor seriedad y profundidad al camino que venimos transitando hace años. Entendemos que la perspectiva de género tiene que atravesar al club: tenemos que empezar a generar políticas culturales que nos protejan, como el cupo laboral de género y el cupo laboral trans".

Desde su creación en noviembre de 2008, el Matienzo -que inauguró en Palermo y luego se mudó a Villa Crespo- creció como un fenónemo imparable y fue hogar de relevantes expresiones artísticas de todo tipo: música, teatro, cine, fotografía, literatura. Es el punto de encuentro para distintas generaciones de jóvenes y adultos que llegan a escuchar a sus bandas favoritas, a ver a sus amigos, a participar de talleres. "Comprendemos la importancia que tiene el club dentro del circuito independiente. Nos importa mucho ser un ejemplo para el resto de los espacios culturales", concluye Zapata Gallagher.

LA NACION intentó comunicarse con Agustín Jais, aún sin resultados.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.