El bajista de Botellita de Jerez se suicidó por las acusaciones de abuso sexual en su contra

Tercero desde la izquiera, Armando Vega-Gil fundó en los 80 la banda y era uno de los miembros originales que se mantenía en el grupo de rock
Tercero desde la izquiera, Armando Vega-Gil fundó en los 80 la banda y era uno de los miembros originales que se mantenía en el grupo de rock
(0)
1 de abril de 2019  • 19:01

El músico mexicano Armando Vega-Gil, bajista del grupo Botellita de Jerez y acusado en redes sociales de acosar y abusar de una mujer cuando ella tenía 13 años, fue hallado muerto tras publicar una carta en Twitter en la que hizo pública su decisión de quitarse la vida. En el escrito, el músico niega las acusaciones en su contra, según informa AP.

``No se culpe a nadie de mi muerte: es un suicidio, una decisión voluntaria, consciente, libre y personal #MetooMusicosMexicanos", indica el mensaje. La banda de rock confirmó el fallecimiento de Vega-Gil en su cuenta oficial. En tanto, la fiscalía de la capital informó hoy del hallazgo de un cuerpo en un barrio céntrico de Ciudad de México, en el interior de un domicilio, cuya identificación estaba en proceso, pero podría ser del músico.

La cuenta de Twitter que reunía las denuncias contra el medio musical mexicano fue cerrada después de que se diera a conocer el hecho. Era una de las varias que se abrieron recientemente para recibir denuncias de escritores, académicos, periodistas o artistas.

"Con un inmenso pesar comunicamos que nuestro compañero (at) Armando Vega Gil falleció la madrugada de hoy. Nos encontramos procesando esta noticia y haciendo los trámites correspondientes. Descansa en paz hermanito", informó la banda.

En la carta divulga en su cuenta de Twitter, Vega-Gil dijo estar consciente de que cualquier cosa que dijera sería usada en su contra y que lo que menos deseaba era que su hijo se viera afectado por la "falsa acusación".

"Debo aclarar que mi muerte no es una confesión de culpabilidad, todo lo contrario, es una radical declaración de inocencia; solo quiero dejar limpio el camino que transite mi hijo en el futuro", escribió el músico en la red social.

Vega-Gil, que fue fundador de la banda en los años 80 y también ha escrito múltiples libros, se mostraba convencido de que perdería sus trabajos después de esa acusación. Porque "todos ellos se construyen sobre mi credibilidad pública. Mi vida está detenida, no hay salida", agregó.

El músico aprovechó su último texto para disculparse con las mujeres a las que pudiera haber hecho sentir incómodas con sus palabras y actitudes, "a las mujeres que dañé con mis modos machistas".

En 2017, cuando se lanzó el movimiento #MeToo en el medio artístico de Estados Unidos, sólo unas cuantas actrices denunciaron casos de acoso o abusos en México. Sin embargo, en marzo se activaron varias cuentas en las redes sociales con este mismo fin en el país. Una de ellas, el #MeTooPeriodistasMexicanos provocó que la fiscalía del estado occidental de Michoacán abriera una investigación al respecto. Entre las denuncias en ese estado había casos de violación.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.