El debut solista de Keith Richards que le dio larga vida a los Rolling Stones

Keith Richards
Keith Richards Fuente: AP
Sebastián Ramos
(0)
16 de enero de 2019  • 13:06

Treinta años atrás, cuando salió a la venta Talk is Cheap, el primer álbum solista de Keith Richards, el mundo pensó que el sueño se había terminado y que los Rolling Stones finalmente dejarían de ser una banda después de un cuarto de siglo rodando y rodando. "Es extraño, porque nunca estuvo en las cartas para mí", le dijo el guitarrista a la revista Rolling Stone en 1988, con el disco recién editado, sobre la posibilidad de tener una carrera solista. "No era algo que yo quisiera hacer. Además, en el fondo de mi mente, un álbum solista significaba cierta sensación de fracaso. Porque la única razón por la que haría un álbum solista sería porque no pude mantener a los Stones juntos".

Y ciertamente algo de eso había ocurrido. Dos años antes de la aparición de Talk is Cheap, en 1986, los Stones habían editado Dirty Work, un álbum con el que la banda intentó reacomodar su sonido a los tiempos, en plena década del 80. La cosa no funcionó y las malas críticas sumadas a la decisión de Mick Jagger de no salir de gira para apoyar el disco solo lograron avivar aún más el fuego cruzado entre el guitarrista y el cantante. La muerte del pianista Ian "Stu" Stewart, miembro fundador del grupo en los tempranos años 60, aún era un peso difícil de sobrellevar y Richards, siempre ansioso por tocar, sin planes a la vista comenzaba a aburrirse.

En el fondo de mi mente, un álbum solista significaba cierta sensación de fracaso. Porque la única razón por la que haría un álbum solista sería porque no pude mantener a los Stones juntos.""
Keith Richards

"Necesitaba trabajar. Talk Is Cheap surgió de esa necesidad ", confesó tiempo después Richards. Pero más allá de su propia necesidad física y mental, el guitarrista necesitaba una banda que lo acompañara en esta nueva aventura, que por primera vez le exigía dar la cara y pararse al frente de una agrupación. Richards encontró la salida de su laberinto durante la grabación del documental Hail Hail Rock’N’Roll, sobre su máximo héroe, Chuck Berry. Allí se cruzó con Steve Jordan, su nueva "media naranja" compositiva, y pronto sumó a Waddy Watchel, Ian Neville y Charley Drayton para formar a The X-Pensive Winos (la banda con la que cuatro años más tarde aterrizaría por primera vez en la Argentina y tras un concierto memorable en el estadio de Vélez Sarsfield iniciaría un romance tan intenso con el público local, que lo llevaría a convencer al resto de los Stones que debían tocar en el país). "En diez días, si me das los tipos adecuados, te daré una banda que parece que han estado juntos durante dos o tres años", dijo por entonces y vaya si estaba en lo cierto. Las sesiones fueron tan "calientes" que el mismo guitarrista aseguró en su autobiografía de 2010, Life, que "lo devolvieron a la vida. Me sentí como si acabara de salir de la cárcel".

Una vez listas las canciones, Richards además llamó a algunos amigos para que participaran de la grabación: Maceo Parker, Patti Sciaffa, Bootsy Collins y el ex Rolling Stones Mick Taylor. ¿El resultado? Un álbum clásico de principio a fin, inspirado en las raíces musicales del guitarrista, del rockabilly al funk y al rock and roll, algún que otro aire reggae, rhythm and blues y un puñado de riffs imbatibles con el sello de su mano con anillo de calavera.

Un año más tarde, los Stones estaban otra vez juntos, listos para grabar Steel Wheels y retomar sus habituales giras mundiales. Según el mismo Richards concluyó, la experiencia "lo había ayudado a ser un Rolling Stone mejor o hacer que los Rolling Stones sean mejores. Descubrí que puedo, si quiero, vivir sin los Rolling Stones". Ese sentimiento, a contramano de lo que pensó la mayoría de sus seguidores en aquel 1988, fue el que mantuvo vivo a la banda por treinta años más y siguen contando.

Reedición ampliada y en múltiples formatos

Para celebrar su 30 aniversario, el 29 de marzo Talk is Cheap será reeditado en todos los formatos disponibles e inclusive tendrá una versión ampliada, con seis bonus track, cuatro de los cuales cuentan con la participación del pianista Johnnie Johnson, incluyendo "Big Town Playboy", de Eddie Taylor, "Blues Jam", "Slim" y el cover de Jimmy Reed, "My Babe".

Los box sets Super Deluxe y Deluxe tendrán estuches exclusivos que imitan la funda de una guitarra Fender, además de dos vinilos de 180 gramos y dos CD, dos simples de 7 pulgadas, un libro con un ensayo de Anthony DeCurtis, una entrevista a Richards y fotos inéditas de archivos personales.

Reedición de lujo para Talk is Cheap
Reedición de lujo para Talk is Cheap

"Este álbum sigue en pie" dice ahora Richards. "Lo he estado escuchando y no a través de las nieblas de la nostalgia, ya que no me afecta de esa manera. Esto es más que la suma de sus partes. Realmente lo admiro. Nos divertíamos y se puede oír".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.