El pedido de J Balvin para Donald Trump: "Libere a los niños que están en la frontera"

J Balvin hizo bailar reggaetón al público de Lollapalooza
J Balvin hizo bailar reggaetón al público de Lollapalooza
Sebastián Espósito
(0)
4 de agosto de 2019  • 07:53

CHICAGO.- En la noche del sábado J Balvin hizo historia. Se convirtió en el primer músico latinoamericano en cerrar una jornada de festival en los Estados Unidos. Número uno de Spotify global desde hace cuatro semanas, el músico contó con el apoyo mayoritario de las 120.000 personas que colmaron las instalaciones del Grant Park de Chicago en la tercera y penúltima jornada del festival creador por Perry Farrell.

El colombiano no hizo más que confirmar el gran momento que la llamada música latina experimenta en la industria a partir de ese boom que provocó el hit de Luis Fonsi, "Despacito". El autor de "Mi gente" presentó un show con una gran producción y, a la hora de las canciones, además de las suyas eligió homenajear a todo el reggaetón e interpretar "Gasolina" (Daddy Yankee), "Rakata" (Wisin & Yandel) y "Baila, baila, baila" (Ozuna), entre otras. "Este es nuestro momento", señaló exultante en más de una ocasión. Pero J Balvin también aprovechó la ocasión para dirigirse al presidente de Estados Unidos: "Señor Trump, libere a los niños que están en la frontera y regréselos a sus casas".

Muñecos gigantes, fuegos artificiales y una enorme escalinata en el centro del escenario le pusieron color al show del colombiano. Sin embargo, a la hora de la música, por momentos se pareció más a un karaoke que a un show en directo. Las caminatas incesantes de Balvin no alcanzaban ni a cubrir el espacio ni a completar la oferta de estímulos que generaban tanto los reggaetones como la puesta en escena.

J Balvin y un show cargado de simbolismo
J Balvin y un show cargado de simbolismo

Los estímulos del festival

Lollapalooza es un crisol de músicas. Y de estímulos, tendencias, propuestas. Lollapalooza es una fantasía que puede durar tres días, como en Buenos Aires, o cuatro, como acá en la Ciudad de los vientos, a la que su público ansía regresar ni bien se cierran las puertas. No importa si esa espera es de catorce horas, hasta el día siguiente; o de 361 días, hasta la próxima edición.

El encuentro que Perry Farrell ideó como itinerante para acompañar la despedida de Jane's Addiction, allá por 1991, y que en este siglo devino en el faro más potente de la era dorada de los festivales, parece darle una oportunidad a todos los artistas. Al menos a ese enorme número que percibe su radar. Porque así como en la edición argentina son algo más de 100 las bandas y solistas que integran la grilla, acá el número asciende a 170.

Como en el deporte, están las categorías formativas y están los que ya juegan en primera división. Están los que ayer nomás tocaban a plena luz del día y ahora cierran una jornada -como sucedió con Twenty One Pilots, responsables junto a J Balvin de bajar el telón de la tercera jornada-, y los que sueñan con dar el gran salto. Los que llegan antes de tiempo y los que aún sin tener un disco "en la calle" demuestran que nacieron para esto, como H.E.R. (Gabriella Wilson). En la tarde del jueves, la joven norteamericana demostró que además de tener buenas canciones (baladas R&B irresistibles) porta un carisma avasallante. En la misma dirección, aunque por los carriles del pop, transita la cantante y actriz Lennon Stella, a quien le alcanzó con su hit "Bitch" para encender al público.

El blusero Gary Clark Jr.
El blusero Gary Clark Jr. Crédito: Gza. Lollapalooza

En el festival que tendrá su próxima edición en Argentina entre el 27 y el 29 de marzo, también hay lugar para los músicos de culto, los intérpretes de sonidos que hoy están lejos del gusto masivo. Como el blusero de Austin Gary Clark Jr. Muchas veces elogiado y presionado para constituirse en el heredero del Texas blues, el guitar-hero demostró en la calurosa tarde del sábado que su repertorio hoy va mucho más allá de lo que los puristas esperan de él. Y lo bien que hace. Cuando se aproxima al soul y mucho más cuando se dispone a tocar rock and roll.

En el Grant Park de Chicago, el enorme parque de trece cuadras de largo por siete de ancho ubicado en el corazón de la ciudad, Lollapalooza puede albergar a 120.000 personas por día y desplegar una oferta enorme, prácticamente inabarcable. Los dos escenarios principales están situados a ambos extremos del parque y con los rascacielos como telones de fondo. En el largo camino que los separa uno puede cruzarse con otros cinco escenarios. Dos en diagonal a los espacios centrales, el "autosuficiente" Perry's Stage consagrado a la electrónica, un cuarto rodeado por árboles y un quinto más pequeño, para los sonidos alternativos y con el lago Michigan a sus espaldas. Y, claro está, el espacio para los chicos, para las familias: Kidzapalooza.

Como The Strokes el viernes, que brindó un show intenso y sin fisuras, las performances que resumirán la historia grande de esta edición son las de Childish Gambino y Janelle Monáe. Ambos actores, ambos seductores, ambos dueños de un notable talento a la hora de cantar, rapear, instar, provocar y transmitir un mensaje. Los dos se pronunciaron en contra de la reelección del presidente Donald Trump; los dos sedujeron a la multitud con diferentes armas. Ella, incesante, con una multiplicidad de coreografías, vestuarios y homenajes -de Janet y Michael Jackson a Prince-; él, siempre con el torso desnudo y pantalón blanco, concentrando toda la atención en su persona, manejando los tiempos con calma y diseminando hits como "This is America" a lo largo de su set.

El cierre pirotécnico de Twenty One Pilots
El cierre pirotécnico de Twenty One Pilots Crédito: Gentileza Lollapalooza

Como en cada festival, son los "headliners" los que tienen la responsabilidad de dejar boquiabiertos a los fans. A la hora que los cuerpos piden descanso, son ellos los encargados de salir a escena para dar la estocada final. Como The Strokes y el dúo electrónico The Chainsmokers el jueves; Childish Gambino y Tame Impala el viernes, los dos nombres fuertes de la noche del sábado fueron los de J Balvin y Twenty One Pilots.

Lollapalooza es un crisol de músicas, un festival que cada "usuario" va curando minuto a minuto. Algunos pueden elegir ver un rato a esa rara avis que es Tenacious D (el proyecto de los actores Jack Black y Kyle Gass) y otros entregarse al rap de la vieja escuela que profesa Lil Wayne. Acá en Chicago, allá en Buenos Aires, en Berlín o en Estocolmo, por citar a algunas de las siete sedes del festival, "Lollapalooza es una experiencia", como resalta su creador, Perry Farrell. Rápida para nutrirse de las nuevas tendencias, supo cobijar al rock alternativo y a la electrónica, al pop global y al trap, al reggaetón y tantísimas otras propuestas que encuentran su espacio en el festival.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.