Esteban Morgado presentará hoy su nuevo disco

Tocará a las 20, en el Teatro Alvear
(0)
26 de noviembre de 2002  

“Cuesta arriba” es el sugestivo título con el que fue bautizado el nuevo disco del guitarrista y compositor Esteban Morgado. Es nada menos que la alegoría de lo difícil de alcanzar. Y la grabación de un disco implica esa gesta que deben emprender los músicos serios y talentosos no rendidos a los pies del negocio y del mercado.

Quizá la mayor exposición pública de Esteban Morgado como guitarrista-todo-terreno haya sido el ciclo “Letra y música”, conducido en la televisión por Silvina Chediek.

“Aquellos programas grabados en vivo –recuerda Morgado– tenían la frescura y el riesgo de los espacios en vivo. Con Silvina estuvimos cuatro años haciéndolo. Este año la nueva gerente de programación de Canal (á) decidió que “Letra y música” ha cumplido su ciclo. Lo curioso es que todavía lo siguen difundiendo con frecuencia. Esto quiere decir que, aunque la crisis socioeconómica del país se haya agudizado, el programa no ha perdido la vigencia poético-musical. Lo que recogí de esta experiencia es haber conocido a muchos artistas que allí mostraban sus otras facetas, desacartonados y sin la cassette puesta, mientras yo los incentivaba con mi guitarra a recordar canciones. Silvina me dio, con cariño y generosidad, un lugar muy importante en esos encuentros. Mucha gente me empezó a conocer y desde allí se me ofrecieron contactos con músicos de la talla de Susana Rinaldi y León Gieco. Ellos, por ejemplo, vendrán hoy al teatro Alvear como invitados especiales.

–Pudiste editar otro disco sólo un año después del anterior...

–Claro. “Endemoniados” fue en junio del año pasado. Los dos son producciones independientes, junto con Luis Gosetti. Pero todo a pulmón. “Endemoniados” incluyó cinco temas de Astor Piazzolla y cinco míos. Allí intervinieron las cantantes María Volonté, Liliana Herrero y Lidia Borda. “Cuesta arriba” incorpora dos composiciones de Astor y cinco mías, entre las que hay un candombe y una milonga. En el concierto de esta noche, a las 20, vendrán como músicos invitados Susana Rinaldi, que cantará el tango “El motivo”, y León Gieco, que hará “Alas de tango”, con letra de su compañera Alicia y música de Luis Gurevich. También participa mi hermano Claudio, que tocará en piano, con mi cuarteto, el tango “El último café”. El cuarteto lo integramos Quique Condomi en violín, Walter Castro en bandoneón y Mono Hurtado en contrabajo. Y en el candombe y la milonga se incorporará el percusionista Facundo Guevara.

–Tu fuerte es la música ciudadana, por cierto.

–La siento particularmente. Por eso están también el tango “Garúa” y una versión rockera de “El choclo”. Además, me doy el gusto de tocar solo “La casita de mis viejos”.

–En el disco, ¿hay algún tema que te motive especialmente?

–La particularidad es haber insertado un arreglo tanguero mío de cuatro temas de la música que Ennio Morricone compuso para “Cinema Paradiso”. Una especie de popurrí que cobra especial sugestión en el canto del violín y el bandoneón.

Esteban Morgado está lejos de las estridencias. Y se da gustos. En enero se subió a un crucero que recorrió las islas Malvinas, Punta Arenas y Puerto Montt. Los ingleses del barco le compraron sesenta y cinco discos. De ellos se despidió en Valparaíso. En febrero último hizo un ciclo de ocho conciertos en el centro cultural Borges. Y desde julio toca solo, y gratis, en el bar Los 36 Billares, de Avenida de Mayo al 1200, donde invita a tocar o cantar a varios amigos. Allí la condición es acompañar en canto los temas que piden los propios parroquianos. “Es como un fogón”, aclara.

El guitarrista no desespera. Y sabe dar paso al compositor y docente.

“Sigo componiendo, pero no como una rutina, aclara. Por cierto que hay épocas en que escribo más. Y compruebo que cuando más libre me siento, mejor me salen los temas; menos prejuiciosos intelectualmente. Si me gusta lo que compongo, lo arreglo para cuarteto. Además me estimula enseñar guitarra a mis alumnos.”

Sencillo, sincero, Esteban Morgado es un artista que trata de enriquecer la música. Su cuesta arriba está siempre lejos del estruendo.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.