George Michael, el chico de oro del pop que quiso ser artista