Las perlitas que esconden los discos de Beyoncé, Alicia Keys y Frank Ocean

Queen Bey, en uno de los clips de su álbum audiovisual, Lemonade
Queen Bey, en uno de los clips de su álbum audiovisual, Lemonade Fuente: Archivo
Los interludios, esos pasajes que hay entre canción y canción, son usados cada vez más como potentes manifiestos sociales y sentimentales
Catalina Greloni Pierri
(0)
26 de enero de 2017  • 07:55

Creados inicialmente como un espacio donde los artistas hablaban de la temática del álbum o de la composición de algunos temas en particular, los interludios ganan terreno entre los discos de estudio para incluir audios de contenido social y racial o a modo de entrevistas con los protagonistas.

Con fuertes mensajes políticos de orgullo racial, en un contexto de opresión de la comunidad afroamericana en Estados Unidos, varios artistas se manifestaron últimamente en sus discos a partir de interludios vocales.

Si bien no es un recurso nuevo, Beyoncé sentó precedentes con su álbum visual Lemonade y, en el corte "Sorry", no siente ningún tipo de lástima de mandar al diablo a los hombres y salir de fiesta con sus amigas. Con una base de Tchaikovsky de cajita musical dice: "¿Entonces qué vas a decir en mi funeral ahora que me mataste? Aquí yace el amor de mi vida, cuyo corazón rompí, sin un arma en la cabeza. Aquí yace la madre de mis hijos, tanto de los vivos como de los muertos. Descansa en paz, mi verdadero amor, aquél que di por hecho..."

Su hermana, Solange , tampoco se queda atrás con A Seat at the Table, uno de los mejores discos de 2016 según la crítica que le valió su primera nominación a los Grammys como Mejor Performance de R&B. En un álbum lleno de soul, funk y con una voz suave y encantadora, Knowles explora los prejuicios raciales y lo que significa ser afroamericano en las distintas intervenciones habladas. En "Tina Taught Me", su madre se expresa y dice: "...Es una belleza ser negro, y realmente me entristece cuando no se nos permite expresar ese orgullo; Y si lo haces entonces se te considera anti blanco. ¡No! Solamente sos pro negro. Y está bien. Los dos no van juntos. Celebrar la cultura negra no significa denostar a la cultura blanca o criticarla. Solamente es mostrar orgullo..."

La otra artista que completa la tríada femenina de los interludios de contenido político y racial es Alicia Keys , con cuatro intervenciones en su último disco HERE (2016), recientemente editado, donde se destaca "Elaine Brown". La activista pionera en defender los derechos civiles, música y presidenta de Las Panteras Negras recita "Black Mother", del joven militante Bunchy Carter.

Blonde, de Frank Ocean, también aparece entre los mejores discos de 2016 según la crítica. El artista norteamericano juega en él con varios interludios, como el skit “Be Yourself", el mensaje de voz de Rosie Watson, la madre de uno de los mejores amigos de la infancia de Frank, que le aconseja al hijo a mantenerse alejado de las drogas y mantenerse fiel y seguro de si mismo.

Otros de los artistas que hicieron uso de este recurso fueron los franceses de Daft Punk en su popular álbum Random Access Memories. En el tercer corte se escucha al gran productor Giorgio Moroder relatando su historia de vida y, antes de que suenen los sintetizadores, concluye con el famoso "Mi nombre es Giovanni Giorgio pero todo el mundo me llama Giorgio". A Moroder esa intervención le valió un nuevo capítulo en su vida artística, que parecía extinta y que resurgió con el disco Déjà Vu (2015).

Kanye West hizo uso y abuso de las secciones habladas en The College Dropout, su primer disco de estudio, que satirizaba acerca del sistema de educación de Estados Unidos y relataba su historia personal al abandonar la Academia de Arte en Chicago por la Universidad Estatal de Illinois y luego dejarla también (a los 20 años) por un contrato con Columbia Records.

En el décimo cuarto track, "School Spirit Skit 1", Kanye ironiza: "...Entrarás en un trabajo de bajo nivel pero si haces eso y besas muchos culos, subirás al siguiente nivel que será ser el secretario del secretario y, créeme, chico, que eso es genial. Podés recibir mensajes para el secretario, quien NUNCA fue a la universidad. ¡En realidad es la sobrina del jefe! Así que ahora eres parte de la familia..."

Otro de los raperos que también trabaja este recurso es Kendrick Lamar. Y lo hace en To Pimp a Butterfly (2015), el disco que fue muy bien recibido por la crítica. Con elementos de free jazz, funk, soul y hip hop, Lamar dialoga acerca de la cultura afroamericana, la desigualdad social y la discriminación institucional.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.