Paul McCartney, un prócer a la altura de las circunstancias