Rosario Bléfari y el camino paralelo del rock

Franco Varise
(0)
12 de julio de 2019  

Rosario Bléfari, la madrina del indie local, trabaja en forma silenciosa pero de manera incesante y cada vez más preciosista. Mañana, en Roseti (Roseti 722, Chacarita), se presenta con su banda para transitar Sector apagado, su último disco, además de una selección de temas de toda su obra. Las entradas se compran solo en puerta, a partir de las 20, y la capacidad es limitada (el show está anunciado a las 21,30). Con un perfil bastante bajo, en comparación con otras artistas que no le llegan a los talones, sostiene una carrera paralela al mainstream que empieza a llamar la atención de nuevas generaciones. Básicamente, como ocurre en estas épocas de acceso total a la música, el estilo de Bléfari cultivado en el rock y el pop de canciones con melodías delicadas y etéreas, aunque no previsibles, y letras cada vez más impresionistas empezó a redescubrirse sin que hubiera ocurrido ningún sismo cultural en el medio. La trayectoria de la cantante, actriz y escritora, para quienes aún no la conocen, se remonta a principios de la década del noventa al frente de su banda Suárez. Por aquellos años la estética del grupo compartía un espíritu global que Suárez logró traducir de manera impecable al idioma local. De hecho, ese modo indie en español, un poco distante, inasible y despojado totalmente de cualquier demagogia rockera solo podía encontrarse en pocos referentes como La Buena Vida en España y no mucho más. En la escena local Suárez dio un paso fundacional con una trilogía, Hora de no ver, en 1994, Horrible, en 1995 y Galope, en 1996. De ahí en más, luego de Excursiones, en 1999, la forma de Suárez se diluyó (casi en consonancia con su propuesta artística) y dio paso a una nueva etapa que empezó con Bléfari solista en 2002 con Cara. En los últimos 17 años, la cantante siguió construyendo su hogar musical al amparo de canciones que mantienen esa voz propia, aunque con una evolución un poco más consistente en proyectos intermitentes como Sué Mon Mont y Los Mundos Posibles, que, en 2018, editaron uno de los discos del año. "Hay otro mundo del rock que tiene menos prensa porque no pertenece al imaginario conservador", expresó Bléfari en una entrevista a Infobae hace pocos meses. Y agregó: "Se suele fijar un imaginario, una representación del mundo del rock construida por hombres, músicos, críticos, público masculino, y que tal vez corresponde a una realidad de bandas de hombres solos, pero aun así es una forma de narrar. Y esa es la única representación que se populariza. Nunca tuve oportunidad de verla y sé que existe, pero porque me la contaron, y ojalá sea pronto algo de otras épocas; cuando se habla de rock muerto se habla de ese rock, algo asociado a ese imaginario que siempre me pareció bastante estúpido". Coherencia, relato y mensaje.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.