Serrat  & Sabina: segundas partes que serán buenas

Otra vez juntos, hablan de un nuevo CD y del próximo tour, que comenzará en marzo, en Buenos Aires
Mauro Apicella
(0)
4 de diciembre de 2011  

MADRID–. Parecen dos hermanos. El menor pregunta: "¿Me tomo esto así, todo junto?" El mayor responde: "Sí, cada seis horas. Ya te anoto qué es lo que tienes que comprar en la farmacia". Joaquín Sabina embucha las pastillas y apoya su espalda contra el respaldo de un mullido sillón. Joan Manuel Serrat anota el nombre del medicamento para que su socio se recupere de la gripe y de las fuertes molestias de garganta. No son hermanos, pero parecen. No son niños que andan haciendo travesuras a la hora de la siesta y, a pedido de la madre, el mayor se encarga de cuidar al menor, pero se complementan magníficamente. Se largaron juntos, en 2007, a una aventura que comenzó en Zaragoza, que duró seis meses, que incluyó 72 conciertos y que culminó en Argentina, con una serie de cuatro funciones en la cancha de Boca. Como testimonio dejaron registrado un CD y un DVD que llamaron igual que el tour, Dos pájaros de un tiro.

Ahora, Serrat y Sabina van a por más. Que si las segundas partes son buenas o no es lo que menos les preocupa. Pero saben que en marzo de 2012 comienzan una nueva gira, en Buenos Aires –ya hay 18 funciones agendadas en el Luna Park que se venden a buen ritmo–, y que debe ser diferente a lo anterior. Por eso pensaron en un disco con temas inéditos que escribieron y compusieron a dúo. Se espera que se conozcan dos singles antes de fin de año y que la versión completa del disco llegue a las bateas en febrero próximo, como para ir paladeando las novedades, a modo de previa de lo que serán los conciertos (ver recuadro).

Y ahí están los dos pájaros, en una amplia sala de la compañía discográfica que edita sus discos. Dicen que les gustaría que la gente no sepa qué parte de cada canción hizo cada uno. Quizás sea un juego divertido cuando el disco esté publicado. Lo mismo se podría hacer con la escritura de esta entrevista. La primera pregunta de este encuentro con LA NACION fue acerca de la situación social, política y económica de España y de las perspectivas, a dos semanas de las últimas elecciones que dieron ganador al Partido Popular. Juguemos a unir las respuestas de ambos en los próximos párrafos sin importar quién es el que habla. Será fácil comprobar cómo se complementan, igual que en el escenario.

"El triunfo del Partido Popular no va a solucionar ninguno de los problemas fundamentales que atraviesa el país y Europa. No los va a solucionar un gobierno, del color que sea, ni un país. Si se quiere mantener la socialdemocracia de los últimos años –es decir: sanidad y educación pública de calidad, protección a los más desfavorecidos– tiene que haber una intervención global."

"Han sido unas elecciones muy conflictivas y dolorosas porque las encuestas han acertado y las malditas derechas han sacado una mayoría tal que puede uno sospechar que están aquí para quedarse por muchos años. No es un momento para tirar cohetes ni brindar. Es para estar altamente preocupados."

"Parecería que todas las libertades que el pueblo español ha conseguido en los últimos 100 años han sido dadas por obra y gracias del espíritu santo. Pero se han ganado a base de mucha gente, mucha sangre, mucha lucha y sacrificio. Si la gente no es consciente de que tiene que defender sus libertades, de a poco se las irán quitando."

"Preocupa todo esto que se da en llamar recortes. Porque cuando representa tener que ajustarse el cinturón para tener una existencia más monacal, sobria, me parece cojonudo. No cuando quiere decir que la enseñanza de nuestros hijos, el cuidado de nuestros enfermos y la atención de nuestros viejos será peor. La gente tiene que defender estos progresos. Es difícil llegar a ellos; es muy sencillo perderlos."

En la manera de hablar se podrá identificar qué parte del párrafo anterior dice cada uno. Pero lo cierto es que, aún con los matices de cada pensamiento, entre los dos redondean un concepto, incluso cuando la charla va hacia sus colegas.

Dejemos ahora las voces en off.

Sabina: –Es imposible no acordarse todo el tiempo del propio sector. Porque nosotros, bendecidos por algunos dioses paganos, podemos hacer una gira. Pero muchísimos de nuestros compañeros no pueden hacerlo. Dependían de contratos de ayuntamientos que actualmente no tienen dinero.

Serrat: –Lo primero que cae es lo prescindible. En esta situación la administración no soltará dinero para todo lo que tenga que ver con el mundo artístico.

Sabina: –Para animarme muchas veces pienso en lo estupefacto que me quedaba, por ejemplo, en la época de la hiperinflación en Argentina, en el gobierno de Alfonsín. La gente iba al teatro y venía a verme cantar. Me parecía asombroso. Acordarme de eso, y de todas las cosas que ustedes han pasado, me anima a pensar que la gente siempre va a tener hambre de cultura y que algo se hará.

Serrat: –Seguramente pasarán cosas. Puedes evitar que un chico que pinta no tenga dónde colgar sus cuadros. Lo que no vas a poder evitar es que pinte. Caminaremos y saldremos de esto.

–Se complementan en lo que dicen, lo mismo que en el escenario. ¿Qué tanto los sorprendió lo bien que se llevaron en la gira de 2007?

Serrat: –Yo estaba convencido de que sería así. Las dudas no eran acerca de Joaquín sino de mí. Pero estábamos seguros, a pesar de las apocalípticas visiones de amigos y enemigos. Lo que sabíamos era que para esta segunda gira había que hacer un disco de canciones nuevas. ¿Cómo? A cuatro manos. Que cada canción fuera resultado de los dos. A mi modo de ver, ha salido un disco extraordinario. Diría que es un disco en el cual evidentemente hay trazos de la manera de cada uno, pero se ha evitado la insistencia de esos trazos. Por eso creo que mucha gente no sabrá por momentos quién escribió qué cosa.

–Les gusta jugar con ese misterio.

Serrat: –No tanto el misterio. Nos gusta la capacidad de hacer otra cosa.

Sabina: –A mí me gusta mucho el disco. Creo que hay un fuerte aroma a Serrat donde yo ando revoloteando todo el tiempo.

–¿Cómo manejan el ego?

Sabina: –No recuerdo en toda la gira anterior alguna actitud suya que me molestara.

Serrat: –Bueno, los egos están ahí. Lo que pasa es que si tú razonas y tu ego te dice que esto tiene que salir de la mejor manera posible, lo que tienes que hacer es ser generoso. Uno más uno son dos. Funciona en la medida en que esto se entienda.

–¿Qué pensaban hasta ahora sobre las segundas partes?

Serrat: –Me niego a hablar mal de mí mismo [se ríe].

Sabina: –Por mi parte, creo que fue el temor a que el refrán tuviera razón –las segundas partes nunca fueron buenas– lo que nos impulsó a plantear esto de otra manera y a escribir canciones nuevas.

Serrat: – Y si esto es insuficiente para que confíen en nosotros, caminaremos de rodillas suplicando que la gente escuche el material.

El disco y un raro villancico

El álbum escrito y compuesto por Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat probablemente llegue a las bateas en febrero próximo, con el título La orquesta del Titanic, que es el nombre de uno de los temas. Pero esto todavía no está decidido. Lo seguro es que antes de fin de año se conocerán dos canciones. Una es "Cuenta conmigo". Según Sabina, se trata de una "rara" canción de amor. La otra es un antivillancico que los divierte bastante y que ya generó anécdotas como ésta: "Hace unos días, Ana Belén estaba grabando un programa de televisión que darán en Nochebuena –cuenta Joaquín–. Antes de él, todos los años se escucha el discurso del rey. Entonces viene una chica y me dice: «Aprovechando que estáis aquí y que sé que tienen un villancico, ¿por qué no lo cantan?»." Pero cuando Sabina le recitó su "Chrismas’s song" que escribió hace un par de años, la chica desistió rápidamente del pedido: "No es verdad que me dé nauseas la Navidad./ Me conmueven la virgen, el niño, la mula y el buey./ Lo que pasa es que estalla una bomba en la Noche de Paz./ Lo que pasa es que apesta a zambomba el mensaje del rey".

–¿Sonará muy punk el villancico?

Serrat: –No, no. Es muy tierno, un poco tomado por donde hay que tomarlo. Uno no ha llegado a estas alturas del partido para crear confusiones [se ríe]. Es un trabajo que, desde la portada hasta el final, habrá quién manifieste su escándalo o su agrado de vivir en un mundo libre sin que...

Sabina: –Sin que llamen a la puerta al amanecer dos milicos y te saquen.

Otro de los datos curiosos es que no han trabajado con sus músicos de siempre. Eligieron como productor a Javier Limón, para que él pusiera su sonido. "Ha sido una buena idea porque Limón ha propiciado un punto de encuentro", completa Sabina.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.