Tan clásicos como modernos

Se editaron los nuevos trabajos de Peteco Carabajal y del Dúo Coplanacu
Se editaron los nuevos trabajos de Peteco Carabajal y del Dúo Coplanacu
Gabriel Plaza
(0)
31 de diciembre de 2005  

Rozando el fin de año salieron dos discos de artistas santiagueños que marcan un rumbo similar rescatando la tradición o presentando nuevas canciones y sonoridades para el repertorio norteño. El primero que apareció fue el disco del Dúo Coplanacu, "Corazón sin tiempo", que está festejando sus 20 años de historia musical y recientemente acaba de aparecer el disco doble de Peteco Carabajal, bautizado "Ckayna Cunan", que en lengua quichua significa "Ayer y hoy", con el que celebra sus 30 años con el folklore.

Cada uno tiene su estilo, pero ambos pertenecen generacionalmente a una misma rama del árbol folklórico, entre la tradición y la renovación. Además, Peteco y los Coplanacu acaban de compartir la experiencia de "La Juntada", con Raly Barrionuevo, con el que salieron de gira, realizaron un CD doble y sacaron un DVD. Ahora aparecen nuevamente por el sello DBN, pero con sus propuestas solistas para confirmar la solidez de su trabajo en estudio.

En "Corazón sin tiempo", el grupo formado por Roberto Cantos (voz y guitarra) y Julio Paz (bombo y voz) y que saltó de las peñas a los teatros, sigue abriéndose camino con su estilo criollo y el ensamble de sus voces, que ya es una marca registrada. En este nuevo material sumaron otro punto de vista desde lo instrumental como la utilización de cuerdas -mandolinas, violín, contrabajo-y los timbres que aportaron el piano de Andrés Acuña y la armónica de Franco Luciani.

Otro logro es la buena combinación de chacareras viejas con canciones, zambas y temas propios. Así pasan del terruño con las chacareras "Inti sumaj", "La atamisqueña", o "Pancho Raco", a las muy buenas versiones del tema de Ketama "Pozo del deseo" y "Tonada de la luna llena", de Simón Díaz.

No faltan los temas de Roberto Cantos, "Corazón sin tiempo" y "Viditay", que como ya es costumbre terminan imponiéndose como los himnos del grupo, y el otro fuerte del conjunto que es la interpretación de exquisitas zambas como "De mis pagos", de los Hermanos Abalos, y "Zamba del romero", del "Chivo" Valladares, en otra versión superadora del dúo.

Las pinturas que conforman el arte del disco pertenecen al artista plástico Rafael Touriño Cantos, fallecido en 2005, y cierran el concepto artístico del conjunto, entre la atmósfera documental (lo que se nombra y ya no está o sigue igual, como reflejan las letras santiagueñas), la vanguardia popular, lo legendario, y la pura tradición quichuista, para darle forma a esa cosmovisión sensible de los Coplanacu.

Touriño Cantos fue, durante su existencia, alma máter de las extraordinarias peñas coscoínas del dúo, aporte místico a la movida que se generaba en los conciertos y un integrante más, pero abajo del escenario. Su presencia visual termina por redondear esta etapa que se cierra para el dúo (ya sin Touriño ni Andrea Leguizamón en el violín, que dejó el conjunto y era la tercera Coplanacu), y esta nueva puerta que se abre por delante.

La canción del hechicero

En su CD doble "Ckayna Cunan" (uno con los clásicos y otro con los nuevos temas), Peteco Carabajal demuestra la invalorable capacidad como autor de hits dentro del folklore. Con un mensaje directo y melodías entradoras, el músico santiagueño -uno de los de mayor apertura en su familia- consiguió desarrollar un lenguaje propio a prueba del tiempo y con una sonoridad moderna acuñada en su paso por la MPA, junto al Chango Farías Gómez, Verónica Condomí, Rubén Izarrualde y Jacinto Piedra.

En el CD1 aparecen las nuevas canciones de Peteco junto a temas de su hermano Demi, el otro "Calamaro" de la familia cuyas imágenes urbanas, sociales y de la vida cotidiana cuajan perfecto con el sonido de power trío. Chacareras como "Fortuna, fama y poder" o "Los santiagueños", de fuerte contenido social, y otras canciones como "La luz de tu mirar" o "Elegía campesina" le dan otro aire al disco. El músico vuelve a una economía de recursos y al sonido de campo, con la formación de guitarra, bombo y violín en varios tracks.

En el CD 2, "Peteco con amigos", suenan con la frescura del primer día temas como "La canción del brujito", "Borrando fronteras", "Como arbolito en otoño", "Mi abuela bailó la zamba", "Desde el puente carretero" y "Entra a mi hogar". Nada más que esta vez los clásicos aparecieron en nuevas versiones, con ayuda de amigos como Charly García, Ica Novo, Luis Salinas, Soledad Pastorutti, Los 4 de Córdoba, Luis Gurevich, Horacio Fontova y Rodolfo García, entre otros.

En el disco de Peteco también hay pinturas. Son sus trabajos acuñados en silencio, a la par de su tarea como autor de canciones. Allí revela esas imágenes sugerentes, potentes, naturalistas y llenas de color que suelen aparecer en sus letras, y completan esa bohemia filosofal, su forma de ser, andar y cantar en santiagueño.

CORAZON SIN TIEMPO

Dúo Coplanacu

Inti sumaj, De mis pagos, La atamisqueña, Corazón sin tiempo, El ripiero, Pozo del deseo, La ñaupa ñaupa, Viditay, La alabanza, Zamba del romero, Pancho Raco, Canción del jangadero, Negra de mi vida, Tonada de luna llena (DBN).

CKAYNA CUNAN

Peteco Carabajal

Volumen 1: Ckayna Cunan, Violín del monte, Fortuna, fama y poder, Antes del fin, La luz de tu mirar, Voy de paso, Bailar, vivir, Chacarera de los barrios, y otros.

Volumen 2 (con amigos): La mesa, Bajo la sombra, No sé qué tiene la chaya, Como arbolito en otoño, La canción del brujito, El coyuyo y la tortuga, Fueguito de la mañana, Borrando fronteras, y otros (DBN).

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.