Los Espíritus: una transición para decir "acá estoy"

Franco Varise
(0)
10 de septiembre de 2019  

Caldero: "Motivos", "El árbol de los venenos", "Cigarros y tragos", "Semillas de luz", "El servidor", "Plegarias", "Destino", "Ola blanca" / Nuestra opinión: buena

De entrada, con "Motivos", el primer tema del disco, Los Espíritus blanquean sus influencias y pretenden dejar atrás el episodio que los llevó casi a la desintegración como banda luego de las denuncias anónimas de abuso sexual contra el ahora cantante y compositor principal Maxi Prieto. En sus primeros compases, la canción que inicia esta nueva etapa de transición tiene una similitud sin ambages con "Sin documentos", de Los Rodríguez.

El pulso emotivo de Calamaro, admirador de la banda, aparece y desaparece a lo largo de las ocho canciones de Caldero. Apoyados sobre bases de bajo y percusión hipnóticas, las guitarras "Santana-Tuareg" navegan en océanos valvulares, como fue su sello en sus tres discos anteriores y que los ubicó en una senda de ascenso galáctico.

Pero ¿acá no pasó nada?, cabría preguntarse. Ya sin Santiago Moraes al frente (que curiosamente lanzó su disco solista la misma semana) se percibe cierta carencia de matices musicales y menos peso en las líricas.

Suena a disco meridiano, efectivo para su público fiel, con puntos altos como "Cigarros y tragos" y con el propósito de encarar el camino sinuoso que se les presentó el año pasado. Prieto es un talento y Caldero suena más a pieza de reafirmación que a un intento de resolver la incógnita del afuera.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.