Omar Varela: el genio detrás del trap local tiene 20 años y la empresa más exitosa del género

El productor y fundador de Mueva Records cuenta su historia y se anima a pensar en el futuro del género
El productor y fundador de Mueva Records cuenta su historia y se anima a pensar en el futuro del género Crédito: Santiago Filipuzzi
Yamila Trautman
(0)
22 de marzo de 2019  • 13:31

20 años. Omar Varela tiene sólo 20 años y es responsable de una de las empresas más exitosas detrás de la explosión del trap, Mueva Records. A través de su plataforma, lanzó a artistas como Bhavi, Neo Pistea, Cazzu y Duki, especialmente con "Loca", el tema que trascendió la frontera de nuestra escena para posicionar a los representantes del género en el mundo. "Loca" unió a Khea con Cazzu y Duki: "A fines de 2017 grabamos el video, lo subimos y vimos que por día tenía un millón de visitas sin promoción. Ahí nos contactaron desde el entorno de Bad Bunny para decirnos que le encantaba la canción y que querían hacer el remix. Después de eso se abrió el mercado y empezamos a grabar con artistas de México, Puerto Rico, Colombia", cuenta Omar, con la tranquilidad de quienes no tienen preocupaciones. Hoy "Loca" suma más de 370 millones de reproducciones.

Omar creció en Zona Norte, su padre tocaba la guitarra en lugares folclóricos y a su madre le gustaba cantar. A los siete años pidió estudiar piano y a los diez comenzó el conservatorio hasta que Internet lo introdujo en el mundo de la programación digital: "Estaba haciendo tablaturas de guitarra y vi que se podían armar canciones adentro del mismo programa (Guitar Pro). Ahí vi que se podían programar digitalmente los instrumentos, me dio curiosidad y empecé a aprender con tutoriales de YouTube; yo quería hacer metal pero todos mostraban cómo hacer electrónica, hasta que descubrí el hardstyle, un subgénero de la electrónica más pesado, y me puse a investigar. Tenía 11 años".

El descubrimiento prematuro de esa posibilidad de crear sus propios temas (aunque nunca se sintió conforme como para mostrarlos, confiesa), lo llevó a incursionar en el dubstep y a formar su primer dúo con una compañera de colegio. A los 15 ya giraban por el interior del país y Uruguay y aunque el proyecto no prosperó fue la piedra fundacional de su carrera que ahora, además de ponerlo detrás de aquellos pesos del trap, lo llevará a presentarse en el Lollapalooza en formato DJ junto a Mykka. "Toda mi vida quise tocar en el Lolla", dice y detalla sobre su show: "Siempre me encantó la electrónica y mi ídolo es Skrillex así que en vivo sigo esa línea. Aunque también meto latino, canciones en español, de artistas mexicanos, chilenos y argentinos. Es una apuesta a nuestra escena electrónica actual".

-¿Cómo llegaste al trap?

-El dubstep en un momento evolucionó en el trap, vi el movimiento en el mundo y siempre fui a ver las batallas de hip hop que acá crecían. Ahí me llamó la atención la versatilidad de componer de manera improvisada. Entonces comencé a producir a freestylers que se metían en la música.

-¿Cómo fue el proceso de armar un sello discográfico y cuál fue el objetivo?

-Con un socio armé el logo de Mueva, creé el canal y tenía un amigo que tenía experiencia y me ayudó a sumar la agregadora discográfica. Aprendí a subir los temas y después fuimos aprendiendo a los golpes cuestiones legales. El estudio lo armé en mi cuarto. Como los primeros artistas venían del freestyle (de El Quinto Escalón, la competencia de Parque Rivadavia) ya tenían su público. Lo único que necesitaban era una buena producción y un lugar donde exponer su arte: eso fue lo que Mueva les brindó. Los artistas se inician en Mueva y después se independizan: la idea es que la plataforma funcione como un semillero.

-En menos de dos años, el canal sumó más de 4 millones de suscriptores y se transformó en una empresa. ¿Se sumaron otros actores?

-Sí, actualmente tenemos varios socios multinacionales porque no podemos hacer todo solos. Tenemos personas que se encargan de las finanzas, la contabilidad, legales, un agente de distribución. Y nos asociamos con empresas productoras de shows como MTS (ahora hacemos una fecha el 7 de mayo en Vorterix, traemos a Lil Xan) para las presentaciones en vivo.

-¿Siempre fue redituable?

-El primer año ganamos algo así como 100 dólares pero ahora la empresa creció mucho y cada artista se lleva su porcentaje. Yo vivo tranquilo y mantengo a mi familia. No tengo preocupaciones en ese sentido y mis artistas tampoco: los que trabajaron conmigo son todos millonarios.

-El género explotó en muy poco tiempo tanto a nivel local como internacional: ¿pensás que es viable que se sostenga en el tiempo?

-La idea es que el trap tome un rumbo más rockero. Sentimos que eso es lo que le falta al género. Pasó por el cachengue, la cumbia, el reggaetón pero es tan versátil que se puede asociar perfectamente con el rock, al menos acá en la Argentina.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?