La vida después de ser "el loco de Gran Hermano"

El paso de Pablo Heredia por el reality marcó su carrera actoral y ahora lo único que quiere es olvidarlo
Fernanda Iglesias
(0)
5 de diciembre de 2011  • 10:19

Fuente: Archivo

A Pablo Heredia (actor, bailarín, argentino, 32 años) le pasó lo que nos pasaría a muchos adentro de la casa de Gran Hermano: después de casi tres meses de encierro y aislamiento, quiso salir corriendo. A pesar de que sus días en el reality habían sido exitosos sentimentalmente (estaba de novio con Alejandra Martínez y Silvina Luna le había declarado su amor), él no aguantó la presión y pidió irse de la casa.

Parecía simple: entrar por propia voluntad, irse de la misma manera. Pero no. Los productores del programa no lo dejaron salir inmediatamente y trataron de convencerlo para que se quedara. Lo tuvieron tres días dando vueltas y hablándole a través de psicólogos y enviados de turno... pero sin permitirle salir. Ese tiempo de espera puso a Pablo muy nervioso y su alterado estado de ánimo desembocó en un surmenage público que la gente del reality editó y mostró con forma de "brote psicótico". Su salida fue cinematógrafica, con Soledad Silveyra conteniéndolo y su padre pidiendo por él como si volviera de la guerra.

El mote de "loco" persiguió a Heredia desde entonces. Y aunque hoy, después de diez años, él intente explicar que todo fue una actuación para que lo liberaran, las imágenes de él desvariando en el jardín de la casa y diciéndole incoherencias a sus compañeros aún quedan marcadas a fuego en los televidentes.

Quizás por eso, ahora Pablo se arrepiente de no haberle iniciado un juicio a la producción, a Telefé y a todos los que lo maltrataron en esos fatídicos tres días en los que se sintió preso. Sobre todo porque el canal, después de su abrupta salida de la casa, le dio la espalda absolutamente. Incluso, según comprobó él más tarde, el entonces gerente de programación Claudio Villarruel , lo habría puesto en una lista negra que no le permitió trabajar, por ejemplo, en una novela con Natalia Oreiro .

Pero claro, en ese momento, Heredia no pensó en cartas documento porque estaba deslumbrado por su súbito aumento de cachet: antes de Gran Hermano ganaba 500 pesos por un show de cuatro personas y después de GH comenzaron a pagarle 3000 por una presentación donde actuaba él solo. Y a eso se dedicó luego de hacerse famoso en el reality: a protagonizar performances de música brasilera, su especialidad.

Seis meses después, le presentaron a Cris Morena y tuvo su oportunidad como actor de telenovelas. Trabajó en Floricienta , Rebelde Way y El patrón de la vereda . También en El refugio y en Lalola . Después se dedicó a hacer teatro independiente y hasta llegó a hacer una obra comercial: Noctámbulo . Ahora, sin otro proyecto a la vista como actor, espera ansioso el estreno de la película Los elegidos , de Rodolfo Mortola, filmada en San Luis. También, quiere tener un hijo con su novia, una modelo con la que convive hace siete años, Nuria. Y aunque sabe que es casi imposible, lo que más desea -fervientemente-, es que no lo recuerden más como "el loco de Gran Hermano".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.