Paula Cancio: "Admiro la capacidad de los argentinos para resolver obstáculos"

La actriz española habló con LA NACION sobre su trabajo en La Leona, el amor que la une a Miguel Ángel Solá y su visión sobre la realidad política del país
Martín Artigas
(0)
29 de enero de 2016  • 00:16

En 2012, su vida cambió. Tenía 27 años y fue al teatro a ver a Miguel Ángel Solá en la obra Como por un tubo, en Madrid. Lo admiraba, lo había visto trabajar en cine y en televisión, y quería disfrutar de su labor sobre las tablas. Y lo vió y le encantó. Tanto que quiso conocerlo personalmente: una vez terminada la función, se acercó hasta su camarín para felicitarlo y ambos quedaron flechados.

Paula Cancio contó muchas veces cómo fue que se enamoró del actor argentino, aún pese a esas más de tres décadas que temporalmente los separan y que muchos leyeron como señal de romance efímero. Sin embargo, su romance se afianzó, los convirtió en padres de una niña (Adriana, de 2 años) y los llevó a embarcarse juntos en varios proyectos artísticos. El primero de ellos fue una reposición de El diario de Adán y Eva, la obra que Solá protagonizó durante largos años con su ex esposa, Blanca Oteyza; el otro fue viajar a Buenos Aires para trabajar en La Leona, la tira de Telefé que le sube la temperatura al prime time veraniego.

"Mi personaje en la tira se llama Nurit Torres, es una mujer muy ambiciosa, con mucho mundo, que sabe perfectamente cómo conseguir de los hombres lo que quiere y utiliza todas sus armas para lograr todo lo que se impone", le cuenta la actriz a LA NACION, feliz por enfrentar este primer desafío profesional en la televisión argentina. "Nurit es muy misteriosa, el espectador la va a ir descubriendo muy de a poco… Y cuando crea que ya la descifró, se va a llevar una sorpresa. Es un personaje con continuos cambios, que va a sorprender mucho y va a dar de qué hablar".

-Nurit es la amante joven y manipuladora de Klaus Miller [Solá], y no tiene pinta de ser un personaje demasiado querible...

-Bueno, eso dependerá de cada espectador. Yo espero que este personaje genere impacto en algún sentido, en el bueno o en el malo.

-¿Cómo te sentiste trabajando con este grupo de actores argentinos?

-¡Muy bien! La Leona reúne a un grupo con unos talentos gigantes, en el que los egos se han canalizado en un gran trabajo de grupo. Y, a diferencia de lo que sucede en España, aquí todo se hace más rápido, aunque a la vez sientes que hay un control perfecto de lo que se está pasando. En ese sentido, el equipo técnico de esta novela ha sido increíble, porque salvaban situaciones complicadísimas en un espacio de tiempo mínimo. Esa capacidad de resolver obstáculos que tienen los argentinos merece un gran aplauso, es digno de admiración.

A diferencia de lo que sucede en España, aquí todo se hace más rápido, aunque a la vez sientes que hay un control perfecto de lo que se está pasando

-¿Notás muchas diferencias en la forma de trabajar con tu experiencia en España?

-Creo que es más una cuestión de logística. Aquí te dicen a las 12 del mediodía lo que vas a decir al día siguiente. Eso es algo completamente nuevo para mí, que he hecho tiras diarias en España. Allí la planificación te da más margen, pero en Argentina se trabaja con el "aquí y ahora", y eso te genera una adrenalina impresionante.

-¿Pudiste mirar algo de televisión y teatro local?

-La verdad que tuve un año bastante agitado y no he tenido demasiado tiempo de ver televisión, pero me llama la atención el naturalismo con el que se actúa. Eso hace que uno, como público, se crea absolutamente todo lo que ve y oye.

-¿Cómo percibís al público argentino?

-Es muy cálido, tanto al momento del aplauso como cuando sales del escenario y te están esperando en la puerta del teatro. Creo que es un público más cercano del que podemos ser nosotros, los españoles.

-¿Qué aprendiste de Miguel Ángel como artista?

-Me enseñó a ser una actriz libre, a crear y a seguir mi intuición, que es algo que él tiene a flor de piel. Pero, especialmente, me enseñó a buscar mi libertad, a no estar atada. También a escuchar a los personajes, porque ellos siempre te marcan por dónde debe ir uno como intérprete; si uno escucha a su personaje, todo es más sencillo.

-¿Y qué te enamoró de él?

-Su forma de ser. Es un ser excepcional, que tiene una gran calidez humana y una enorme generosidad, en el sentido más amplio de la palabra. Estar con él tanto personalmente como laboralmente es un regalo inmenso, así que estoy encantada.

-Este año van a estar de gira por el país con El diario de Adán y Eva...

-Es una obra que se modifica constantemente. Esta segunda temporada, de hecho, tiene una renovación total. Vamos a presentar una puesta con muchas novedades, aunque siempre con el amor como tema principal.

-¿Pudiste conocer algo del país o sólo estuviste en Buenos Aires?

-Tengo muchísimas ganas de conocer Argentina, porque cada vez que he venido siempre he estado en Buenos Aires. He podido conocer Sunchales, en Santa Fe, porque he ido a hacer teatro el año pasado. Ya ahora cuando empecemos con la gira teatral seguramente tendré la oportunidad de visitar otras ciudades del interior del país.

Me ha llamado la atención la influencia tremenda que la política tiene aquí en todos los sectores de la sociedad, cómo se han radicalizado las opiniones y cómo se ha dividido la gente.

-¿Te gusta Buenos Aires?

-¡Me vuelve loca! Me recuerda mucho a Madrid pero en una versión gigante. Me encanta la gente, su comida, su ruido… Es un lugar maravilloso.

-¿Te has interesado por la cuestión política del país?

-La verdad es que he vivido este 2015 en Argentina y ha sido un año muy electoral. Es una de las cosas que me ha sorprendido... ¡Es increíble la cantidad de elecciones que han tenido! Yo lo he vivido más como una espectadora, porque desconozco las raíces y los argumentos políticos, sólo me he limitado a mirar un poco. Pero me ha llamado la atención la influencia tremenda que la política tiene aquí en todos los sectores de la sociedad, cómo se han radicalizado las opiniones y cómo se ha dividido la gente. Pienso que es bueno velar por lo que sea mejor por un país, más allá de las ideologías poder unirse hacia un objetivo común, aprender a convivir con las diferencias y entender que esas diferencias nos enriquecen.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.