Adrián Suar: la fiesta de Pol-ka, el emotivo recuerdo de su abuela y su regreso al cine

La mega fiesta de Pol-ka lo tuvo a Suar como anfitrión... y como bailarín
La mega fiesta de Pol-ka lo tuvo a Suar como anfitrión... y como bailarín Crédito: prensa Polka
(0)
26 de junio de 2019  • 17:08

Mariana Fabbiani visitó a Adrián Suar en los Estudios Baires, en Don Torcuato, donde se graban las ficciones de Pol-ka y lugar en el que ayer hubo una fiesta por los 25 años de la productora. Juntos recorrieron los decorados de Argentina tierra de amor y venganza, el éxito de eltrece.

La conductora de El diario de Mariana sorprendió a la China Suárez, Benjamín Vicuña y Gonzalo Heredia en el burdel, repasando la letra. Y ahí la China y Benjamín contaron que van a grabar por separado porque tienen diferentes horarios. Suar dijo que son un elenco muy positivo, que se llevan bien y que hay buena energía. "No es para menos. Compartimos doce horas de grabaciones y a veces no es fácil", comentó Heredia.

Ya en la paqueta oficina de Suar, el Chueco contó que el 22 de agosto empieza a filmar una película: "Se llama Corazón loco y es la historia de un bígamo con dos familias. La dirección es de Marcos Carnevale y me acompañan Gabriela Toscano y Soledad Villamil. Es una comedia hermosa. En un momento ellas se enteran y van por la venganza. Una es de Mar del Plata y la otra, de Buenos Aires. Y él ama a las dos; las necesita a ambas. Además se justifica porque dice que la bigamia está permitida en varios países del mundo. Estoy muy entusiasmado".

Divertido y reflexivo, Adrián Suar reveló algunos de los secretos que lo llevaron a ser uno de los productores más prolíficos de la televisión argentina. Por ejemplo, contó que una novela debe tener "buenas historias de amor, buenos personajes. En ATAV están La Polaca, Torcuato, Aldo, Alicia. Todos los personajes tienen línea y podés recordarlos a todos".

Adrián Suar y Damián de Santo
Adrián Suar y Damián de Santo Crédito: prensa Polka

Sobre la mega fiesta por los 25 años de Pol-ka dijo: "Ser el anfitrión me da mucha vergüenza. No me entrego a ese goce, estaba muy nervioso, tenso, pero en un momento había tanta alegría genuina que me relajé y sentí el cariño de la gente".

Aunque otras veces había contado por qué su productora se llama Pol-ka, dio detalles que pocos conocen. "Polka era mi abuela, nacida en Polonia. Le decíamos así y cuando surgió la productora no lo dudé. Mi abuela fue un amor muy importante en mi vida: era contenedora, afectuosa, muy presente. Una abuela. Tenía 22 años cuando falleció y me vio trabajar. Era muy cholula, iba a Fechoría a ver a los actores y una vez le dijo a Alberto Migré que su nieto era actor. Cuando era chico mirábamos juntos las novelas de la tarde".

También contó que siempre quiso ser actor. "Además mi mamá actuaba. Tenía 13 años cuando empecé y estaba claro qué quería. En el colegio era el que actuaba en todas las obras. Era Belgrano, San Martín. Seguramente eran horribles pero yo lo disfrutaba. Un día fui a canal 9 y Jorge Bellizi me permitió entrar, y Nora Cárpena y Guillermo Bredeston me dieron la primera oportunidad. Vengo de una escuela disciplinada, y tuve grandes maestros que me marcaron el rumbo. Hay actores que tienen luz, estrella. Pero nunca doy por perdido un actor. Tengo buen olfato, aprendí a desarrollarlo y sé poner al actor en el personaje que me va a rendir. Es innato. Siempre me dejo llevar por el instinto".

Adrián Suar, Griselda Siciliani y Margarita, la hija de ambos
Adrián Suar, Griselda Siciliani y Margarita, la hija de ambos Crédito: prensa Polka

Entre recuerdos, Suar comentó más tarde: "El empresario vino después. Me siento un productor artístico que aprendió de números, que no es mi fuerte. Y puedo combinar lo artístico y lo comercial. Me costó aprender a ser líder. Porque no parece, pero quiero que me quieran. No necesito agradar permanentemente, tengo un estilo, soy simpático, políticamente correcto pero cuando soy malo, soy malo, me enojo. No soy un agradador serial".

Mariana Fabbiani vio entonces la oportunidad de preguntarle si está en pareja o si tiene ganas de enamorarse. Y Suar respondió que está solo y muy bien. "¿Enamorarme de nuevo? No lo sé, lo veo difícil. Aunque no estoy cerrado. Me siento un producto que no está en góndola. No estoy en busca de, sino que dejo que me sorprenda. Las mujeres no se me tiran encima, nunca tuve ese perfil. Me reconozco seductor y me va bien porque tengo humor".

Nostálgico, El Chueco habló de su papá, Leibale Schwartz. "Tenía 24 años cuando falleció mi papá y fue muy duro. De él aprendí el respeto por el otro, nunca hablaba mal de nadie. Y yo tampoco. Si hablo mal de otro, me quedo mal, y no es una pose. Cada tanto lo hago, pero trato de medirme porque no me gusta ese perfil. Me hubiera gustado que mi papá me viera hoy". Y dijo que sus hijos, Tomás y Margarita, heredaron su gracia. "Ahora estamos esperando un perrito con Margarita. Siempre viví en departamento y nunca tuve perros, pero me lo pidió".

Mariana quiso saber cómo hace para mantener siempre los pies sobre la tierra y no creérsela. Haciendo gala de su humor, Suar contestó: "Invertí mucha plata en terapia y no voy a caer el error de creerme nada".

Finalmente, se puso nostálgico. Este año cumplió los 50 y ahora sólo quiere disfrutar. "Quiero aprender a estar liviano, sin tensiones, a sacarme mochilas, agradecer. Queda poco, la vida es corta y ha sido muy generosa conmigo. Es un milagro lo mío. Y tengo mucho que agradecer. Quiero aprender a ser mejor persona". Luego, se despidió con un mensaje. "Estoy harto de la grieta. ¿Qué tiene que ver? Somos todos seres humanos. El ejemplo tiene que venir de arriba para abajo. Tenemos que tratar de ser buenas personas y no juzgar al que piensa distinto".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.