Carlos Baute, feliz porque apareció su perra perdida