Duendes y vidas pasadas, las creencias de Agustín Casanova

El actor y cantante se confesó en Cortá por Lozano
El actor y cantante se confesó en Cortá por Lozano Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo
(0)
13 de agosto de 2019  • 16:50

Agustín Casanova presenta nuevo material solista y pasó por Cortá por Lozano, por Telefe, para hacer un repaso de su vida y su carrera.

Lejos ya de Marama, banda con la que alcanzó éxito y popularidad, admite que la vida lo trata muy bien. "Es una nueva etapa, no la veo como un cierre sino como el comienzo de algo nuevo. El año pasado grabé Simona y no podía ponerle energía a la carrera", explicó.

Sobre su alejamiento de Marama, el cantante y actor dijo: "Cuando estás en un grupo pensás en ser solista alguna vez. No hay nada más triste que tener todo y darte cuenta que no tenés nada. Es horrible. En mi caso, ser solista se dio. Cada cambio trae una crisis y aprendí que esas crisis dejan enseñanzas. No me quejo por pasar por eso. Claro que me pone triste porque dejás de lado muchas cosas, pero siento que crecí. Confieso que por momentos tuve miedo y creí que no iba a cantar más. El éxito te da terror porque te endulza y, si no estás preparado para la caída, podés quedar muy mal. Cuando estaba en un punto alto empecé a asustarme. Sabía que eso iba a terminar e intenté prepararme psicológicamente para desapegarme de esa situación. El cambio fue muy fuerte porque en un año pasé de estar en una cerrajería al Luna Park".

Agustín también abrió su corazón y habló de su costado místico. " Creo en los duendes, siento que son seres espirituales, protectores de la naturaleza. No los veo pero me encantaría, siento que los persigo. Si alguna vez me tocara ver duendes, creo que me asustaría. Mi historia con los duendes se la debo a una chica. Yo no creía en nada y ella se dedicaba a hacer regresiones a vidas pasadas. Empecé a hacerlas y descubrí muchas cosas. Es un mundo nuevo y me abrí más a lo místico: hago meditación, soy maestro de reiki, hago viajes astrales. Es la magia de la vida. A veces siento que los duendes están en mi casa, y algunas señales pueden ser, por ejemplo, un pitido en los oídos, o que te mueven las cosas de lugar. Si lo explicás quedás como un loco", reconoció.

Y le contó a Verónica Lozano qué descubrió en esas regresiones a vidas pasadas. "¡Qué fui en otras vidas? Fui de muchas maneras: un hombre de la nieve, un niño ciego, vi a mi familia y a mis amigos con otras caras. Una vez, cuando caminaba por la nieve, vi que mataban a mi perro y me entró como un calor y empecé a llorar. Es muy loco".

Además, Agustín habló sobre su Uruguay natal: "Me gusta mucho tomar mate en la Rambla: es lo más uruguayo que podés hacer. Y aprovecho para caminar por mi barrio. Me conecto mucho con mi niño. Recuerdo que soñaba con cantar, y recién a los 20 fui consciente y decidí perseguir ese sueño. A pesar de que hago regresiones, no sé si la vida es una sola o no. Por las dudas hay que aprovecharla".

El cantante y actor se reconoció adicto a los videojuegos. "Me puedo pasar muchas horas, más de diez, desde que se pone el sol hasta que sale. Ahora estoy jugando al Fortnite. La gente no sabe que juega conmigo y eso me gusta. Es una pasión. Me desconecto, me divierto. Y es una manera de conectarme con mis amigos".

Agustín, que contó que no está saliendo con nadie, asegura que es un buen amo de casa. "Me gusta cocinar, hacer las cosas de la casa, limpiar, planchar, lavar la ropa. Antes no hacía nada, pero tuve una novia que se quejaba por eso y me enseñó todo".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.