El delicado estado de salud de Silvia Süller y el deseo de reencontrarse con su hijo

Silvia Süller habló de su estado de salud y de su deseo de reencontrarse con su hijo
Silvia Süller habló de su estado de salud y de su deseo de reencontrarse con su hijo
(0)
3 de agosto de 2020  • 17:44

"Tuve el primer infarto en marzo de 2018 y el segundo la semana pasada. Pero no es nada físico sino emocional. Tengo el corazón de una quinceañera pero tengo una afección que se llama síndrome del corazón roto. Tenemos una membrana muy finita que recubre el corazón y cuando esa membrana se encoje, el corazón queda aprisionado y no se puede mover bien. Desde los 4 años me pasan cosas feas, y es una suma de angustias, tristezas, soledad, abandono. Es algo que me puede llevar a la muerte", contó conmovida Silvia Süller, que la semana pasada estuvo internada en el sanatorio Otamendi tras sufrir un infarto.

Entre risas y lágrimas, habló de todo en Confrontados, que conduce Marina Calabró en Canal 9. "Hoy empiezo terapia porque tengo muchos por qué. Necesito a alguien que me ayude, necesito descargar. Creí que podía sola pero no. Nunca había hecho terapia. Esta es la primera vez. No tomo medicamentos porque no tengo nada, es una cuestión emocional", aclara. Y recuerda cómo fue el infarto. "Ese día me arrastraba, no podía respirar. Llamé a una ambulancia y no me pudieron llevar porque todas las clínicas de mi obra social estaban con las camas ocupadas. Y pagué hasta que me jubilé, en noviembre pasado. Estaba a los gritos porque no podía inflar el pecho para respirar. Sentía que me moría. La llamé a mi hija Marilyn y le di un par de tips, de cosas personales, por si no volvía. Mi vecino me agarró, me subió al auto y fuimos al Otamendi porque está cerca de mi casa. Me costó casi 20 mil pesos, y teniendo obra social".

Silvia contó que vive en un departamento de un edificio muy lindo: "antes era un apart y se venden como monoambientes o se alquilan por dos años. Vivo de mi jubilación y me las rebusco, pueden mirar mi Instagram que ahí pongo cómo pueden hablar conmigo".

Uno de los dolores más grandes de Silvia es que no tiene relación con Christian, el hijo que tuvo con Silvio Soldán y que pronto cumplirá 30 años. "Hace 11 años que no hablamos. Bueno, en realidad lo vi hace un año en el entierro de mi mamá, que me abrazó, me acompañó. Ese reencuentro fue una ilusión y le dije a la novia que me lo acercara. Pero nunca más. Ya no lo conozco a mi hijo. Según Marilyn es frio, no tiene empatía, es muy de los negocios. Yo le di la vida, lo tuve en mi panza, soy la mamá y lo necesito. Le pido un mínimo de piedad. Durante años me arrastré, le supliqué y nunca pasó nada. Marilyn, en cambio, siempre está cerca, está pendiente. Es distinto. Hace 13 años, cuando tuve el accidente de las venas, Marilyn vino a verme y Christian no. Se alejó de mí y no sé por qué. Le pido a Dios no morirme sin saber por qué me hace esto. Hasta los 17 años que terminó el colegio, todo perfecto, viajábamos, le enseñé a manejar en Cariló, cocinábamos. Paso el día de la madre sola, mi cumpleaños, las fiestas. Espero que mi hijo vuelva algún día, mi corazón y mis brazos lo están esperando. No hice nada malo, le di todo mi amor y lo material también".

Los siete años que viví con Soldán fueron los más felices de mi vida

Ella asegura que no sabe por qué su hijo no le habla y especula que, en un principio, pudo haber estado influido por Silvio Soldán. "Pero ahora es grande y puede tomar sus propias decisiones. No quiero hablar de Soldán porque sé que a mi hijo no le gusta. En 28 años que hace que nos separamos, Soldán nunca quiso hablar conmigo. Me parece que nos falta tomar un café. Pero me ignora totalmente. Y lo hice feliz, le di un hijo hermoso, le fui fiel y no lo dejé. Los siete años que viví con él fueron los más felices de mi vida".

Sobre su hermano Guido Süller, Silvia contó que no tiene relación. "Nunca estuvo mi hermano. Está para las cámaras pero se apaga la luz y se va. No sabe ni donde vivo ni nada. Una vez me dio la garantía porque me echó a patadas de la casa. Me llevé todo para su casa y él se quedó con todo y al mes me echó. No lo quiero ver más. Además se llevó a mi mamá durante seis meses y no sé qué le dio ni qué hacía".

Silvia también habló del mundo del espectáculo. "Con Moria no tengo relación. Y a Susana la adoro, me siento identificada con ella. Susana y Mirtha me mandaron cada una a su chofer con una ayuda". Aunque se resistió a contarlo, dijo que tuvo un amor platónico con Federico Hope, productor de Marcelo Tinelli, pero que terminó muy mal: "lo bloqueé. Era un amor espiritual, de la cintura para arriba. Como en las películas. Hace como 13 años de esto, me falló y me hizo muy mal".

Por último, tuvo unas palabras para referirse a Romina Malaspina y el vestuario que la conductora luce en los noticieros de Canal 26: "Me avergüenza una mina en b... conduciendo un noticiero. Hay chicas cultas que saben. Habrá hecho algo con alguien y la pusieron ahí. Si tengo que hablar mal de una mujer lo hago porque no soy feminista: yo quiero tener un hombre que me quiera, me cuide, me mantenga".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.