El nuevo emprendimiento de Emiliano Rella: "Hoy es mi única entrada económica"

Emiliano Rella, alejado temporalmente del medio artístico, apuesta por su emprendimiento gastronómico en Palermo
Emiliano Rella, alejado temporalmente del medio artístico, apuesta por su emprendimiento gastronómico en Palermo
Liliana Podestá
(0)
2 de abril de 2020  • 09:31

El negocio empezó como hobby y hoy le da de comer. El actor y conductor Emiliano Rella pasa su cuarentena yendo de su casa al trabajo y del trabajo a su casa. Hace dos años abrió un local de empanadas en pleno corazón de Palermo, en Bonpland y Gorriti, y hoy es su principal fuente de ingresos. Vive muy cerca del local, apenas a ocho cuadras, y puede ir y volver caminando o en su moto.

"Al principio estaba más metido en el negocio, para entender el rubro y aprender a manejar proveedores. Cuando empezó a andar, saqué un poquito el pie del local. Además porque mi mamá, Eva, me ayudaba también. Ahora está en su casa, en cuarentena, cuidándose. Así que nos reorganizamos por estos días. Era una entrada paralela y, en este momento, es la única", le explica Rella a LA NACION. "Antes de la cuarentena tuve reuniones con varias productoras y canales, y hasta llevé proyectos a América. Vamos a ver qué pasa. Hay algunas propuestas muy lindas", confía.

Mientras, no desespera y se prepara. Toma clases de canto con Marcelo Velasco Vidal, y había retomado zapateo americano: "Me estoy preparando para algo bueno que va a venir. Estoy seguro que voy a volver con todas las fuerzas. No me dejo caer, a veces vocalizo mientras me ducho, preparo canciones y las grabo. También es un pasatiempo", dice el animador que ganó popularidad como compañero de Carla Conte en Call TV.

Pese a la cuarentena obligatoria, Rella intenta mantenerse activo. "A la mañana hago crossfit con clases online. Recorro toda la casa, hasta uso el baño también porque hay un ejercicio en el cual me viene muy bien la pared de azulejos, que no se ensucia, porque el resto del departamento es muy blanco. Uso el balcón también, así que voy y vengo y mi gata Antonia me sigue de acá para allá. Es una gatita hermosa que adopté y es un dulce de leche, aunque me tiró el teléfono, jugando, se rompió la pantalla y no lo puedo arreglar por ahora", detalla. Y sigue: "Medito, hago respiraciones porque todo esto va para el lado del autoconocimiento, me parece. Es un buen momento de introspección, forzada para algunos. Hasta hago terapia online, primera experiencia; me gusta más que sea en persona pero nos adaptamos. Me vino bien para reacomodar y descomprimir. Retomé varias cosas este año y todas son positivas", dice, con confianza.

Rella es también quien le hace las compras a su mamá, que vive a unas cuantas cuadras de su casa. "Me dicta la listita de lo que necesita, yo hago las compras, se las dejo en la puerta y la saludo de lejos. Parece un paso de comedia, porque corporalmente se aleja. Dejo los productos en el piso, ella les pasa alcohol, yo me llevo las bolsas y las tiro. Si no pasara lo que pasa, sería todo muy gracioso", sonríe.

Por razones de trabajo, entonces, el actor sale de su casa dos veces al día. "Paso por el local al mediodía y a la noche. Y en esas salidas aprovecho a comprar, cuando es necesario. Parece un pueblo fantasma porque solamente veo pasar bicicletas y motos que hacen delivery, y policías que están controlando. Y esta es una zona con mucha vida, bares, restaurantes. Trato de no bajonearme, y el único momento en que estuve triste fue al comienzo de la cuarentena, volviendo del local a la noche y viendo esa desolación y la energía de la ciudad. Más bien la no energía, porque no hay nadie. Fue tema de terapia ese. Entiendo que esto es para bien, para después volver a salir de forma paulatina y responsable. El mío es uno de los pocos locales abiertos en la manzana del canal América. Agradezco poder abrir y brindar comida. Porque, de alguna manera, siento que doy de comer. Y la gente se puede cuidar, hacer el pedido y quedarse en su casa. Todos ponemos un poquito de cada uno", reconoce.

Entre videollamadas y charlas telefónicas, Rella siente que el encierro se hace más ameno, aunque hay cuestiones que no se resuelven tan fácilmente: "Estoy pensando en raparme la cabeza porque no puedo ir a la barbería y mi pelo es un desastre. Las pandemia nos cambió hasta los horarios de las comidas, porque ves una película, te acostás tarde y nunca sabes ni qué hora es".

Coqueto, Rella cuenta que también modificó su alimentación. "Hace algunos años empecé a entrenar por el mero gusto de hacer deporte y enseguida le tomé el gusto a comer bien, más sano. Por eso, apenas empezó la cuarentena, llamé a mi nutricionista y me indicó qué cambiar en mi alimentación. Porque si como igual que siempre y no entreno igual que siempre, voy a sumar kilos. Es cierto que hago crossfit en casa, pero la actividad no es la misma y ya no puedo salir a correr", indica.

¿Qué es lo que más extraña Emiliano? "Los abrazos y los asados con amigos. Pero ya vamos a compartir un vino, a brindar y a celebrar que salimos adelante, que esto ya pasó. Es lo que más anhelamos todos. Esto no muestra que no manejamos nada y que lo simple es lo que necesitamos y lo que siempre va a estar y quedar. El otro día fui a llevarle las compras a mi mamá y ella me dio un paquetito con milanesas y tartas caseras que me había preparado. Esos son hoy los abrazos. Al menos yo lo sentí como un abrazo, como una demostración de amor, porque ella pensó en mí y me cocinó algo que me gusta mucho. Es un buen resumen de estos tiempos, me parece", finaliza.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.