Nicolas Cage y el caso del dinosaurio robado

El actor debe devolver el cráneo robado de un tiranosaurio que compró
Natalia Trzenko
(0)
23 de diciembre de 2015  

Nicolas Cage  y su afán coleccionista lo puso en apuros
Nicolas Cage y su afán coleccionista lo puso en apuros Fuente: Archivo

Hay noticias insólitas y luego están aquellas relacionadas con Nicolas Cage y su afán de gastar todo el considerable dinero que gana haciendo películas sin pausa. Desde un castillo en Alemania y una colección de cabezas reducidas y momificadas de pigmeos hasta una mansión embrujada en Nueva Orleans, un pulpo, un tiburón y un dinosaurio. Ahora se enteró de que había sido robado y de que debe ser devuelto a sus legítimos dueños. En 2007, Cage compró en una galería de Los Angeles la calavera de un tiranosaurio bataar por casi 300.000 dólares. El autorregalo ya era bastante excéntrico en sí mismo y no es menor el dato de que el actor de Adiós a Las Vegas -entre tantas, tantas otras películas- lo consiguió luego de ganarle en la subasta del cráneo a Leonardo Di Caprio. Ya con esa historia alcanzaba para que la cuestión tuviera todas las características de una locura que sólo podía ocurrir en Hollywood. Sin embargo, esta semana la trama se complicó bastante cuando se confirmó que la calavera había sido robada de una colección que pertenece a un museo de ciencias naturales en Mongolia.

El actor aceptó devolver el curioso "adorno" a sus legítimos dueños y no está involucrado en la causa que se tramita para descubrir a los responsables del tráfico ilegal de fósiles que llevó a que los huesos de un dinosaurio de 70 millones de años originario de Mongolia terminara en posesión de una estrella de cine con gustos peculiares.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.