Tom Hardy y Charlotte Riley, un amor que salvó al actor del descontrol y la oscuridad