Guinzburg regresa a la radio con "Vitamina G"

Desde mañana, por Radio Mitre
(0)
20 de marzo de 2005  

Periodista, actor, productor, humorista, creativo, conductor, casi un "multimedio" en sí mismo, Jorge Guinzburg vuelve a la radio, para sumarse a la grilla de Radio Mitre en el horario del regreso, con una propuesta periodística en la que el humor que lo caracteriza tendrá un papel protagónico.

Este profesional de 56 años, siempre ligado a los medios, terminó su exitosa temporada teatral en Carlos Paz el 6 de marzo; se tomó tan sólo cuatro días de vacaciones en Brasil y ya está de regreso en Buenos Aires, con el espíritu de los boys scouts, decidido a encarar desde mañana, a las 17, su nueva aventura radial. Se trata de "Vitamina G", el programa que irá de lunes a viernes, de 17 a 20, por la AM 790. También este año hará televisión, por Canal 13, cada mañana, de 9 a 11.

-¿Usted inició su carrera en la radio?

-Sí; mi primer trabajo fue en la radio, en 1971, como libretista de Juan Carlos Mareco. Con él tenía una suerte de convenio especial: 50 chistes por día para un programa que se llamaba "Pinocheando por Rivadavia". Después trabajé para el "Fontana show", hasta su finalización, y luego participé en otros ciclos. En esa época ya había empezado en la gráfica, con "Satiricón" y en 1975 también comencé a escribir para la televisión.

-¿Posteriormente trabajó con Carlos Abrevaya?

-Sí, en el ciclo "En ayunas", que se emitió entre 1983 y 1987, en el que ambos éramos los conductores. Iba por la mañana, en un horario en el que hice muchos ciclos: "Despabilándose con Jorge Guinzburg", "El día menos pensado" y "El ventilador", que fue la última experiencia, maravillosa por cierto, con Carlos Ulanovsky y Adolfo Castelo.

-Ahora retorna a una radio líder en el horario del regreso.

-En este horario es mi primera vez (enfatiza estas últimas palabras que aluden a su clásica pregunta de sus ciclos televisivos). Hoy, miraba unas planillas con respecto a audiencia y me parece que la gente que escucha este horario denominado del regreso está en su casa, pero también escucha en el auto y, por otra parte, es un horario con más competencia televisiva.

-¿Por qué decidió llamarlo "Vitamina G"?

-Porque la vitamina es imprescindible para aportar claridad, para dar energía, para mejorar las defensas, para mantener el buen humor, para digerir la realidad y para todo eso creo que "Vitamina G" va a ayudar.

-¿Cómo será "Vitamina G"?

-Me van a acompañar en la mesa María O´Donnell, Ernestina Pais y Marcelo Palacios. Más adelante, seguramente tendremos columnistas que iremos llamando. Mi idea es que sea un programa periodístico, pero con humor, ésa es una constante. La forma en que yo observo el periodismo no es con el dedo índice señalando, sino más bien satirizando lo que nos pasa. La idea es que la gente esté informada de todo lo que nos pasa, pero a pesar de eso manteniendo el buen humor.

-Parece todo un desafío ya que la gente está en un momento donde la actualidad y la información golpean muy duro...

-Sí, pero por otro lado lo que espero es anticipar el diario de mañana. Así como los programas matutinos se nutren del diario que apareció a la madrugada, me parece que los diarios se tienen que nutrir de lo que les da la radio a la tarde, sobre todo si uno busca noticias y profundiza un poco los temas. Y quisiera brindar una cuota de optimismo, a pesar de la realidad.

-Siempre trabajó a la mañana haciendo éxitos, ¿qué le atrajo de este segmento?

-Por ser el regreso, pienso que voy a tener más público masculino y me parece interesante como propuesta. Espero que mis viejos oyentes, aquellos que se nuclearon en "El ventilador", estén presentes. Aquel fue un programa muy movilizador e irrepetible; los oyentes se reunían y hasta publicamos el libro "Nunca me pasan los mensajes". Alguien me preguntó si alguna vez iba a volver a hacer "El ventilador", y no, no lo voy a hacer nunca más en mi vida, porque sin Adolfo no es "El ventilador", pero espero que ese espíritu periodístico y divertido lo tenga también "Vitamina G", y de hecho la mesa que se ha armado creo que puede ser muy divertida.

-Es un horario muy poblado.

-No hay horario que no sea transitado. Si me quedaba a la mañana había un frente muy estructurado. Además, "El ventilador" se colocó en una radio que no se escuchaba bien y que no medía; en cambio, acá tengo el respaldo de una radio líder que mide mucho; es interesante porque tiene una unidad pero no es uniforme en su pensamiento, creo que todos los que están en la radio no piensan igual o ni están en la misma vereda, pero todos mantienen un criterio de comunicación y de pluralidad que es importante.

-¿Y qué lo llevó a volver? Desde "El ventilador" siempre se habla de su regreso...

-Todos los años tuve propuestas para hacer radio y en algunas estaba casi concretado. Cuando Marcelo Tinelli tomó Radio Del Plata era casi seguro que la mañana la haría yo, pero dije que no, y me tentaron, recuerdo que todavía estaba Castelo en Mitre.

-¿Va a hacer teatro este año?

-No como actor, sí como productor, pero aún estoy analizando proyectos.

-¿Por qué eligió la radio?

-Porque en radio la gente busca escuchar al conductor, más allá de que tenga buen equipo. Creo que el conductor es muy importante. En cambio, en televisión es importante el formato. Cuando estuvimos pensando el nombre, tuvimos en cuenta eso. Cuando uno habla con la gente, dicen "yo lo escucho a Hanglin" o "lo escuchaba a Ibarra", y muchas veces no saben ni cómo se llama el espacio, dicen, simplemente, "el programa de Magdalena".

Humor y periodismo

-¿Qué le atrae de la radio, usted que es un hombre multimedio?

-Creo que tiene algo único, que es la respuesta instantánea de la gente. Además, creo que es el medio que más te hace desplegar el ingenio. En televisión pueden decir que no tienen recursos, que falta algo, la iluminación o lo que sea, pero en radio, Hollywood y Jujuy tienen casi los mismos recursos y todo depende de tu capacidad, de tu ingenio, de tus ganas para hacer las cosas. Estás vos y el micrófono, y un espíritu, que uno esté en una mesa diciendo lo que piensa de una manera divertida creo que trasciende.

-¿Qué opina de su competencia: Gelblung, Valenzuela, Barone, Mirtha Legrand, Eliaschev, Ari Paluch, Carnota, por sólo mencionar a algunos?

-Me parece muy saludable. Ante la competencia, uno tiene dos posibilidades: o arruga o lo vive como un desafío y, en general, siempre a las cosas las vivo como un desafío. Le voy a poner toda mi energía, pero en última instancia es el público el que te baja o te sube el pulgar. Confío mucho en el equipo que trabaja conmigo. Tres personas de la mesa son amigas: María O´Donnell estaba en el primer "Ventilador" y la perdimos cuando se fue como corresponsal de LA NACION. En el caso de Ernestina Pais, la verdad que es como una hija para mí; de hecho, para el día del padre, ella me hace regalos. Pero repito: no me gusta el periodismo de dedo índice acusador, apuesto más al debate y creo que la mesa que conformamos es fuerte.

-¿En el humor tiene un grupo que lo acompaña?

-Me van a acompañar un grupo de gente de gran capacidad y talento: Miguel Gruskoin y los chicos de la revista Barcelona.

-Desde su infancia, ¿cuál es la experiencia con la radio?

-Siempre escuché radio y lo sigo haciendo, mucho zapping. Me despierto y me acuesto con la radio. Mi primera infancia la pasé en Capilla del Monte, en Córdoba, y allí no llegaban todas las radios. Se oían El Mundo, Splendid, Belgrano y entonces era "El relámpago", los lunes y los jueves a la una, el "Teatro Palmolive del aire", con Jorge Salcedo y Julia Sandoval, que los escuchaba mientras hacía los deberes. Después llegaban "Tarzán" y "Sandokán", en Splendid. Más tarde "¡Qué pareja!", con Blanquita Santos y Héctor Maselli, en El Mundo y luego "El Glostora Tango Club" y, finalmente, "Los Pérez García", y todo eso lo escuchaba con verdadero fervor. La radio era todo, porque no existía la tele. Cuando volví a Buenos Aires, en Radio Porteña escuchaba un ciclo que se transmitía desde los teatros, con Julio Navarro, a las 10 de la noche. Recuerdo que "Dos señores atorrantes" o "Prohibido suicidarse en primavera" los escuché un millón de veces, así que mi acercamiento al teatro fue desde la radio. Además de los monologuistas como Pinocho. Me dolía mucho, cuando trabajaba con él, no poder decirle lo que había significado para mí desde la infancia, porque iba a pensar que era un chupamedias.

-¿Cómo definiría su humor?

-Creo que está muy ligado al periodismo. No se me ocurre el humor basado en cosas surrealistas, o tiburones en islas desiertas. Entonces, todo el humor que adopto es el basado en la realidad. Y es un país que da para tener esa mirada. Tengo muchas expectativas de lograr esto con el grupo que se armó. Yo pondré todo lo mejor de mí mismo para lograrlo.

Por adentro

  • Equipo: estará liderado por Alejandra Medina, que a su vez es la coordinadora general de producción de la emisora. Bajo su batuta, estarán Gustavo Sanmartino, Mariana Germiniani y Malena Guinzburg.
  • Operación técnica: Claudio Díaz Colodrero y Rubén Sandoval.
  • Artística: Ricardo González y Juan Pablo Córdoba.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.