Radiografías

Alicia Petti
(0)
31 de agosto de 2001  

  • Confesiones verdaderas. Si bien está acostumbrada al estilo descarnado y provocador de su conductor, la audiencia de "El parquímetro" se sintió más que sorprendida el pasado martes, cuando escuchó la voz de Fernando Peña en una suerte de confesión de padecer de sida. La revelación no fue hecha de manera directa sino, con el estilo que el conductor imprime a su programa, en un tono entre burlón y transgresor. La situación se suscitó cuando Peña desde su casa en San Isidro, intercaló su voz con la de otros populares personajes de su creación en este ciclo, de enorme audiencia, -se emite de lunes a viernes, de 10 a 14, por La Metropolitana (FM 95.1)-. Peña hizo alusiones, casi todas en tono sarcástico, al momento difícil de salud por el que atraviesa, que lo tiene "bastante deprimido". Señaló que estaba "en vísperas de una transfusión de sangre y una punción de riñón", debidas a una fuerte infección, que a su vez había provocado una fuerte baja en sus defensas. Añadió que hacía mucho tiempo que sabía de su enfermedad, pero que sólo ahora se hacía cargo, que en los últimos meses había bajado 20 kilos, que lamentaba que no se dieran cuenta de cuando hablaba "en j... o en serio", que le gustaría ver cómo es la reacción de la gente si se muere y que ahora llegaba el "destape sidoso". Por su parte Diego Ripoll y Sebastián Weinreich, coanimadores del programa, lanzaron para los oyentes la consigna telefónica: "¿Cuál es el colmo del sidoso?", a lo que algunos contestaron, por ejemplo: "Ser alérgico al AZT". Sin embargo, para los fanáticos y seguidores del animador y actor Fernando Peña, esta revelación no fue una novedad. En más de una oportunidad y sin recurrir a ninguno de sus personajes, el actor había señalado que tenía sida. Ahora fue la radio la que sirvió como confesionario y, fiel a su estilo, en un contexto de impresionante humor negro.
  • * * *

  • El 81 cumpleaños. El último lunes la radio celebró sus 81 años, en recordación de lo acontecido el 27 de agosto de 1920, cuando Enrique Telémaco Susini instaló un equipo de radio y una antena en la azotea del teatro Coliseo y realizó la transmisión de la ópera de Richard Wagner "Parsifal". Si bien la mayoría de las emisoras rindieron, en diferentes momentos de su programación, el tributo correspondiente, La Once Diez (AM 1110) decidió ese día realizar una emisión especial desde el Coliseo. Los oyentes pudieron ver y escuchar a distintas personalidades y figuras invitadas de distintos ámbitos, como Adrián Paenza, Marta Maffei, Darío Alessandro, Luisa Valmaggia y Hugo Varela, entre otros. Disfrutaron de "El radioteatro en vivo", con Alberto Migré y sus actores, y hubo varios recitales durante la jornada, como los de Víctor Heredia y León Gieco. En el desarrollo de los diferentes programas, se realizaron mesas de reflexión y debate, en las que hubo lúcidas opiniones y conceptos sobre Las radios alternativas, Política y radio, La radio y la educación, El deporte y la radio, El humor y la radio y La economía y la radio, para finalizar con Leyes en la radio, con la presencia del director del Comfer, Gustavo López. La transmisión finalizó con un espectáculo de tango organizado por Jorge Waisburd y la "2x4" (FM 92.7, la FM de la emisora). La extensa programación, tuvo su momento culminante cuando alrededor de las 20, la viuda de Enrique Susini, Alicia, fue la encargada de apagar las velitas de la torta de celebración, junto al director de la emisora, Juan Alberto Badía, y al jefe del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Aníbal Ibarra. En la conducción se alternaron frente al micrófono Quique Pesoa, Jorge Dorio, Nora Perlé, Carlos Rodari, Quique Duplá, Graciela Mancuso, Mario Nacinovich, Lionel Godoy, Leonardo Greco, Horacio Embón, Rómulo Berruti y Gogo Safigueroa. Muchas resonantes voces de la radio de ayer y de hoy se alzaron para destacar "la vigencia y la credibilidad de este medio, que fue cambiando y adecuándose a los cambios del país y la sociedad, pero que sigue siendo el que más y mejor acompaña a la gente".
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?