Elige tu propia aventura: Netflix lanza su primera experiencia interactiva para chicos

El espectador puede tomar decisiones sobre la historia del Gato con Botas tocando las opciones que se le presentan en la pantalla de su teléfono o tableta
El espectador puede tomar decisiones sobre la historia del Gato con Botas tocando las opciones que se le presentan en la pantalla de su teléfono o tableta
Ya está disponibleEl Gato con Botas: Atrapado en un cuento épico, primera de las series infantiles de la plataforma de streaming que permiten al espectador elegir qué sucederá en la historia; no descartan aplicarlo a ficciones para adultos
María Fernanda Mugica
(0)
20 de junio de 2017  • 10:06

Había una vez una colección de libros titulada Elige tu propia aventura. Los mayores de 30 la recordarán. Se trataban de historias en las que el lector podía decidir el destino de los personajes seleccionando entre dos opciones que se le ofrecían en distintos momentos de la trama. Si, por ejemplo, quería que el protagonista entrara en una cueva, debía saltar a una página determinada; si no quería que lo hiciera, lo hacía a otra y así tomaba decisiones por el personaje.

Llevando este concepto a la televisión por Internet, Netflix lanza a partir de hoy una serie de contenidos dirigidos al público infantil que ofrecen esta dinámica interactiva. Con el estreno de El Gato con Botas: Atrapado en un cuento épico, serie producida por Dreamworks, parte de la franquicia basada en el famoso personaje del cuento clásico y que se desprendió del universo de Shrek, la plataforma comienza una experiencia que continuará con la llegada –el 14 de julio– de Buddy Thunderstruck: La lista de quizá. Los títulos elegidos para inaugurar esta nueva propuesta serán reconocibles para quienes suelen ven contenidos infantiles en Netflix, ya que sus series de formato tradicional lineal están disponibles en el servicio de streaming.

“Hace poco más de dos años que estamos trabajando en esto -explica Carla Engelbrecht Fisher, directora de innovación de producto de Netflix, a LA NACIÓN-. Tuvimos distintas inspiraciones para su desarrollo. Primero, Netflix es un ecosistema narrativo interactivo. Se pueden hacer varias cosas que son imposibles en la televisión tradicional porque no estamos atados a los horarios de programación; un programa no tiene que empezar a las 3 y terminar a las 4. Eso nos da mucha flexibilidad y oportunidades para probar nuevas ideas. Segundo, muchos narradores cuentan historias de forma no lineal. Hay muchos ejemplos, ya sea en libros, como los de Elige tu propia aventura, o videojuegos. Incluso dentro de historias lineales los narradores eligieron contar historias no lineales de una forma lineal, como en Sliding Doors, Memento y hasta Hechizo del tiempo. Tercero, el público: más de la mitad de nuestros suscriptores ven contenido familiar todos los días pero, además, los chicos ya interactúan con los personajes y le hablan a la pantalla. Por todo esto, esta era una gran oportunidad para nosotros”.

Cómo funciona la narración

LA NACIÓN pudo ver en adelanto el primer episodio de El Gato con Botas: Atrapado en un cuento épico y experimentar con sus funciones interactivas. La historia comienza con el Gato con Botas atrapado en un libro de cuentos clásicos. La voz de un narrador le explica al personaje que la única forma de salir del libro es llegando al final de la historia y que contará con la ayuda del lector, o sea el espectador, para hacerlo. A partir de ahí una pantalla tendrá al Gato enfrentado a dos cuadros que representan dos posibles historias y así sucesivamente: habrá que elegir si el lindo gatito se enfrentará a un gigante o irá al cuento de Ricitos de oro.

Este contenido funciona con Smart TVs y dispositivos con sistema iOS, iPhone y iPad (no funciona con Chromecast, ni Apple TV, ni dispositivos Android). El espectador tendrá que tocar el cuadro de la opción que desee en el caso de estar viéndolo en un teléfono de pantalla táctil o en una tableta o utilizar los botones del control remoto para hacer la selección. En cada opción hay un tiempo de descuento de unos 15 segundos con el fin de agregarle tensión al momento de la elección.

“Desde el principio investigamos mucho con chicos y nos dimos cuenta de que nuestros suscriptores están acostumbrados poner play y listo, pero para esto no queremos que el control remoto se pierda entre los almohadones del sillón sino que lo tengan bien a mano. Así que a los episodios le agregamos una animación especial al principio, en la que los personajes rompen la cuarta pared y explican a los espectadores lo que están por ver y cómo participar en eso”, explica Engelbrecht Fisher, y agrega: “Queríamos que fuera muy sencillo”.

La directora de innovación y especialista en contenidos orientados al público infantil cuenta que en las pruebas que se hicieron durante el proceso de desarrollo de este sistema pudieron comprobar el entusiasmo de los espectadores más jóvenes al poder elegir cómo sigue la historia. "Los chicos no tienen mucho control sobre sus propias vidas y tienen este momento en el que pueden elegir y controlar la historia -dice Engelbrecht Fisher-. En Netflix pensamos mucho sobre cómo darle al espectador mayor control sobre su experiencia con la plataforma”.

Aunque esta es la primera incursión de la plataforma en contenidos interactivos, no son los primeros en la industria del entretenimiento en hacerlo. “En otras industrias del entretenimiento vimos las señales pero lo que es muy importante para nosotros era entender cómo podrían engancharse con esto nuestros suscriptores. Armamos un prototipo para televisión y iPad en el que tomamos seis episodios de la serie lineal de El gato con botas y armamos nuestra propia historia no lineal. Se la mostramos a chicos y hablamos con ellos sobre la experiencia y fue muy alentador. En iPad los chicos lo usaban perfecto pero en televisores le gritaban a la pantalla en vez de agarrar el control remoto. Nos dimos cuenta de que son una generación de chicos que crecieron con programas como Dora, la exploradora o Plaza Sésamo, en los que los personajes les hablan a ellos y ellos les pueden responder pero no pueden cambiar lo que pasa en la historia. Por eso fue muy importante hacer esa explicación introductoria o poner un ícono en la pantalla cada vez que hay que elegir una opción”.

La idea de no tener control total sobre el desarrollo de la historia puede generar rechazo en las mentes creativas dedicadas a la narración audiovisual, ya que se renuncia a tener todas las decisiones sobre lo que se cuenta. Según dice Engelbrecht Fisher no encontraron una reacción adversa entre los equipos creativos con los que trabajaron. "No es para cualquiera -dice la directora de innovación-. A algunos les resulta más atractivo que a otros. Fuimos a Dreamworks y les dijimos: "Si armamos este tipo de herramienta, ¿qué historia contarían?". El showrunner de El gato con botas nos contaba que cuando están escribiendo una historia, a veces, tienen dos ideas y tienen que elegir entre ellas. Esto les pareció una buena oportunidad para no tener que elegir sino contar las dos. Así que para algunos es liberador porque les permite contar más historias”.

Encontrar una forma de contar historias en las que el espectador pueda participar implicó nuevos desafíos técnicos y narrativos para el equipo detrás del proyecto. "Uno fue cómo crear el contexto para que el espectador entre en la propuesta -dice Engelbrecht Fisher-. Relacionado con esto estuvo también el tema de cómo presentar este contenido dentro del servicio, ya que no hay un ícono universal para lo interactivo. La noción de rebobinar y adelantar se rompe porque no podés ir hacia adelante si no sabés qué opción van a elegir. Así que diseñamos un nuevo sistema de navegación que les permite moverse para adelante o para atrás en la línea de tiempo pero está basado en moverse a través de opciones. En cuanto a los desafíos narrativos, pasa que no podés saber con certeza qué vio el espectador. Por ejemplo, en Puss in Boots tenían un personaje que querían mostrar al principio y que volviera después, pero dependiendo de qué opción haya elegido el espectador puede que hayan visto o no al personaje y eso cambia la forma en que debe ser presentado. En ese caso tuvieron que cambiar el personaje y evitar el problema pero hubo varios desafíos narrativos interesantes que tienen que ver con la continuidad de la historia. También hubo cuestiones prácticas como, por ejemplo, cómo escribís un guión para este tipo de proyecto que incluya las opciones”.

Aunque por ahora la propuesta se limita a títulos infantiles, Engelbrecht Fisher no descarta que en el futuro pueda ampliarse la oferta para que también incluya a los adultos: "Empezar con chicos es la base perfecta y podremos ver cómo los espectadores se relacionan con esto. A partir de ahí depende de los narradores y sus imaginaciones. Nosotros siempre queremos contar buenas historias".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.