Autorretrato. Siempre por las cornisas