Stella Galazzi descifra el Eclesiastés, según Duras

Moira Soto
(0)
26 de marzo de 2016  

"Vanidad de vanidades, todo es vanidad y persecución del viento": bellísima y profunda frase que, como otros versículos del Eclesiastés, solemos repetir, quizá sin saber de dónde provienen. "No se puede ir más lejos", afirmó Marguerite Duras, que se enamoró de ese libro del Viejo Testamento a los 18.

Este mes se estrenó en Elkafka una obra imprescindible para los fans de Duras, inspirada en el Eclesiastés y que, a la vez, toca temas caros a la autora: el fin de la infancia, las formas del amor y del dolor, los vínculos familiares, la extranjería, los excluidos, las vías de acceso al conocimiento. Se trata de La lluvia de verano, fiel adaptación de Stella Galazzi, también directora de esta parábola que primero fue un cuento para niños, luego un film y al cabo, preservando y enriqueciendo los diálogos, una novela. Con la participación de un elenco a la altura integrado por Josefina Pittelli, Lilí Grindberg, Marcos Moreno Martínez, Alejandro Caprotta, Pablo Rinaldi y Stephanie Troiano, Galazzi concreta felizmente su sueño de llevar a escena un texto de Duras. La notable actriz de Salomé de chacra encuentra el tono y el ritmo para narrar las instancias de una familia de inmigrantes pobres en los suburbios. Lo extraordinario irrumpe cuando el mayor de los hijos, Ernesto, se resiste a ir a la escuela "porque me enseñan cosas que no sé". Motivo misterioso que empieza a descifrarse cuando el chico anuncia que encontró en la calle un libro quemado y, sin saber leer, consiguió leerlo, siendo atravesado por su contenido. Más aún, en un instante comprende el universo, un hecho de ecos borgianos. Y avanza veloz en su aprendizaje informal, hasta que llega la lluvia de verano, y con ella el paso a la adultez, ya consciente de la fugacidad de la vida.

Por: Moira Soto

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.