Suede en Vorterix: rastros de carmín