Con impronta federal, el teatro del país exhibió en Mendoza toda la potencia y variedad de una escena vibrante