El fin: el arte de dirigir un texto poético

Leni González
(0)
1 de marzo de 2019  

El fin / Autoría: Giuliana Kiersz / Elenco: Bárbara Massó, Diego Benedetto, Camila Conte Roberts y Belén Gatti / Vestuario y dirección: Maruja Bustamante / Sala: C. C. Ricardo Rojas / Funciones: viernes y sábados, a las 20 y 22.30 / Duración: 50 minutos / Nuestra opinión: buena

Ganadora del X Premio Germán Rozenmacher y estrenada en el FIBA, El fin puede ser una larga poesía, un diario de viaje, el monólogo de una mujer o un coro que habla desde el nosotros. A Giuliana Kiersz no le importan las fronteras entre los géneros ni los límites de la estructura dramática tradicional. Sus textos son posdramáticos, aunque a esta altura suene a otro cartel gastado. Como dice la narradora: a "las cosas que no conocemos no las vemos. A las cosas que conocemos las llamamos por un nombre. Un nombre que sabemos, pero no le dimos nosotros".

Sin formalismos, nada mejor que dejarse llevar por la poesía y las intuiciones que suscita este texto sobre una pareja que viaja al sur mientras todo se desmorona y solo queda la certeza de estar juntos frente a lo que viene. Nada sencillo para un director ponerse al hombro este desafío. Pero Maruja Bustamante lo hizo, confió en la magia de lo imaginado y develó la manera para contar en escena un devenir melancólico y urgente hacia lo desconocido, sin otra salida más que habitar el presente.

Con experiencia en la dirección de obras basadas en textos no dramáticos (Rabia roja, Ave del paraíso), Bustamante se apropió del Rojas para convertir el gris institucional en un "parque de diversiones lumínico", pura atmósfera de sueños. La iluminación de Verónica Alcoba y la música de Paula Maffía en teclado y voz (a veces reemplazada por las cajitas y guitarra de Liza Casullo) se funden en un túnel de ciencia ficción que remonta muy lejos de lo cotidiano.

El recorrido comienza cuando, antes de entrar, Bustamante explica al público que deberá seguirla por ocho estaciones marcadas por balizas o conos. Desde el auditorio, se pasa a la galería fragmentada en varias paradas (hay sillas contra la pared o el piso) hasta llegar a la puerta. Bárbara Massó es la única voz, pero no está sola porque la acompañan Diego Benedetto, Camila Conte Roberts y Belén Gatti. Pero ninguno, ni la narradora, constituye un personaje: quizás el protagonista sea el amor que corre y se dispara, que nunca descansa o siempre cambia para no morir. Las humoradas de la directora se filtran para aliviar la tensión del éxodo: aunque El fin parece proponer una distopía, nunca se viaja, ni siquiera al fin del mundo, sin algo de esperanza, sin una canción, la del cierre cantada por Maffía, capaz de reunir a los corazones perdidos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.