El Teatro Alvear reabriría sus puertas el próximo año

Jorge Telerman, el jefe de gobierno porteño, Jorge Larreta y Enrique Avogadro, ministro de Cultura de la Ciudad, durante la presentación de la temporada 2020 del Complejo Teatral de Buenos Aires
Jorge Telerman, el jefe de gobierno porteño, Jorge Larreta y Enrique Avogadro, ministro de Cultura de la Ciudad, durante la presentación de la temporada 2020 del Complejo Teatral de Buenos Aires Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
Alejandro Cruz
(0)
16 de diciembre de 2019  • 22:20

A contramano de otros años en los que el anuncio de la programación del Complejo Teatral de Buenos Aires (CTBA) tenía el formato de una conferencia de prensa vespertina, la noche del lunes el Hall del Teatro San Martín estuvo atravesado por un clima de fiesta y anuncios en medio del bullicio del lugar.

En ese marco, Jorge Telerman, el director del mayor complejo escénico público de la Ciudad, hizo un balance de este año y anunció los ejes para la próxima temporada. Acompañado por el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y por Enrique Avogadro, ministro de Cultura, y junto a nutrido grupo de creadores y artistas entre los que se encontraban Alfredo Arias, Antonio Grimau, las hermanas Marull, Roberto Carnaghi, Malena Solda, Marcelo Lombarderoy Maite Lanata, entre otros, Telerman prometió ampliar la red de salas que abarca al Teatro San Martín, el Regio, el Sarmiento, el Teatro de la Ribera y el Presidente Alvear.

Con respecto al Teatro Presidente Alvear, segunda sala en importancia del Complejo, a la fecha lleva 2032 días cerrada por obras de infraestructura. Según las nuevas perspectivas, la renovación y puesta en valor del teatro estaría lista para el segundo semestre de 2020. Para mediados del año próximo a la red de salas existentes del Complejo Teatral, organismo creado hace 20 años cuando Telerman era el encargado de Cultura del gobierno de Aníbal Ibarra, se le sumará el Teatro del Plata, de Mataderos, con sus dos salas de cine y una sala de teatro con unas 700 butacas, en donde se programarán obras producidas por la institución. Ambos espacios teatrales tienen contemplado un presupuesto general para el funcionamiento y su personal.

Fachada del Teatro El Plata, de Mataderos
Fachada del Teatro El Plata, de Mataderos Crédito: Patricio Pidal/AFV

Durante este año, que se inició con la reposición de Petróleo, del grupo Piel de Lava; y que se cerró con Campo minado, otra reposición de Lola Arias (dos obras que no pararon de poner el cartel de entradas agotadas); en un apartado con LA NACION Telerman rescata algunos otros puntos altos de estos doce meses, como fueron los estrenos de Hamlet, con dirección de Rubén Szuchmacher; y Recuerdos a la hora de la siesta, de Emiliano Dionisi; como la convocatoria a creadores vinculados a otros lenguajes a los transitados para que trabajen con el Ballet Contemporáneo del San Martín.

Según datos oficiales, durante la temporada actual por el CTBA pasaron más de 1 millón de espectadores, se presentaron más de 130 espectáculos y hubo unas 750 funciones agotadas. "Para nosotros cierra un año muy auspicioso. En principio concluye esta primera etapa de mi gestión y veo un buen recorrido. Cuando fui convocado el CTBA estaba trabajando a media máquina. Los números duros de este año, por cantidad de espectadores como de funciones, son muy auspiciosos, aunque no se trate de un parámetro fundamental para evaluar una gestión", apunta el funcionario. En lo que hace a la programación internacional, si este año hubo cuatro países invitados (Francia, Gran Bretaña, Uruguay e Italia) con 22 espectáculos y conciertos, el año próximo solo vendrá el grupo La Zaranda, de España, un colectivo que ya es un clásico de la escena porteña. ¿Falta de presupuesto? "Las temporadas internacionales se arreglan con mucho tiempo de anticipación y no nos pareció pertinente ni prudente, en medio de la situación económica de junio/julio de este año, realizar una fuerte programación extranjera. Sí será importante la de 2021", apunta el director del Complejo.

En lo que hace a la programación local, a las reposiciones de Hamlet, con la actuación de Joaquín Furriel; Happyland, de Alfredo Arias sobre texo de Gonzalo Demaría; La vis cómica, de Mauricio Kartun, y Cae la noche tropical, de Pablo Messiez con texto de Santiago Loza, la próxima temporada abrirá con un clásico del Siglo de Oro español en versión trans. Será Don Gil de las calzas verdes, de Tirso de Molina, adaptado por Demaría con dirección de Pablo Maritano que, desde enero, se presentará primero en el Teatro de la Ribera (en tiempos del Festival Internacional de Buenos Aires) y, luego pasará al Regio.

En marzo, Camila Fabbri y Eugenia Pérez Tomas volverán a indagar en dos biografías como punto de partida para una ficción que se presentará en el Sarmiento. Ese mismo mes, Josefina Gorostiza y la dupla conformada por Carla Rímola Y Laura Figueiras montarán dos obras en el Hall del San Martín con los integrantes del Ballet Contemporáneo, mientras que Ana Garat y Emilio Bidegain montarán dos propuestas coreografías en la sala de la Boca.

En abril, Betty Gambartes presentará una bioficción en el San Martín y, un mes después y como otro de los puntos altos del año, la dupla compuesta por Renata Schussheim y Oscar Araiz harán una nueva versión de Boquitas pintadas, de Manuel Puig, en el San Martín. En 1997 los dos artistas montaron una versión de este texto que obtuvo enorme éxito. Puig será uno de los focos de la temporada. De hecho, en la sala Leopoldo Lugones se programará un ciclo dedicado a las películas favoritas del escritor y habrá intervenciones en las distintas salas del organismo.

Al mes siguiente Franciso Lumerman estrenará El amo del mundo, de Alfonsina Storni, en el Regio. Ese mismo mes y en esa misma sala Román Lamas presentará un espectáculo para el Grupo de Titiriteros. En el Sarmiento, como parte del ciclo Artista en Residencia, quien copará la parada será la actriz, directora y dramaturga Mariana Chaud. Repondrá Sigo mintiendo, Elhecho, Budín inglés y Ubú patagónico; y estrenará una nueva producción. En el San Martín habrá una obra de Emiliano Dionisi y otra producción del Grupo de Titiriteros.

Hamlet, uno de los éxitos de este año que no paró de agotar funciones
Hamlet, uno de los éxitos de este año que no paró de agotar funciones Crédito: Carlos Furman/CTBA

En julio Vivi Tellas dirigirá Bodas de sangre, de Federico García Lorca, en el San Martín, con escenografía de Guillermo Kuitca. El anterior trabajo de esta dupla fue en 2002 con La casa de Bernarda Alba, otro emblemático texto de Lorca. En la misma sala el coreógrafo Pablo Rotemberg estrenará Luz mala. En agosto, el Ballet Contemporáneo presentará en el Teatro de La Ribera piezas de Alexis Mirenda y de Ayelén Clavin y Natacha Visconti. Como parte de una residencia artística que continuará por otras dos temporadas, Mariano Tenconi Blanco y su grupo estrenarán en octubre dos proyectos en el Teatro de la Ribera que replicarán el modelo que el CTBA implementó con Matías Feldman, a quien también se lo programó a lo largo de tres temporadas y que terminó con una propuesta en la Martín Coronado, la sala mayor del Complejo.

En septiembre, Paula Marull y María Marull estrenarán El tiempo que no me di, en la sala más pequeña del San Martín. En el Regio, Felicitas Kamien montará una versión de Vassa Zheleznova de Máximo Gorki; mientras que Eva Halac, la directora artística del Regio, dirigirá una una obra en el San Martín. Que las tres directoras artísticas de salas Sarmiento, Regio y de La Ribera (Tellas, Halac y Diana Theocharidis, respectivamente), formen parte de la programación 2020 (aunque en el caso de Theocharidis será para el año siguiente) fue una decisión adoptada por Telerman. "Las invité a las tres a que dirigieran en otras salas del Complejo. Es como parte de un cierre a este primer ciclo de mi gestión al frente del Complejo", apunta Telerman, quien la semana pasada fue reconfirmado en su cargo.

En octubre, en el Sarmiento. Adelaida Mangani dirigirá para el Grupo de Titiriteros un texto de Roberto Arlt y, en noviembre, el Ballet se presentará en el San Martín con una coreografía de Eleonora Comelli y Gabriel Contreras. A esto hay que sumarle la clásica programación de cine de la sala Leopoldo Lugones, el ciclo Bailemos en el Hall como Música en el Hall y el programa de intervenciones artísticas.Y más allá de la lógica de títulos y propuestas artísticas queda esperar que luego de más de cinco años y medio el Teatro Alvear vuelva a levantar su telón.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.