María Merlino: la actriz de lo sensible

La exquisita intérprete de Nada del amor me produce envidia, ahora se pone en la piel de Fanny Navarro; todos hablan de ella
Carlos Pacheco
(0)
6 de julio de 2012  

Mientras Nada del amor me produce envidia, el unipersonal de Santiago Loza y Diego Lerman transita su quinta temporada, su protagonista, María Merlino, se apresta a estrenar una nueva experiencia. Es la actriz de la que todos hablan en el teatro independiente y esta vez encarna a una de las figuras más inquietantes del cine y el teatro argentinos durante los tiempos del peronismo, Fanny Navarro. El proyecto, cuya dramaturgia Merlino comparte con Marcelo Pitrola y Lerman, lleva por título Qué me has hecho, vida mía. El estreno está previsto para pasado mañana en La Carpintería, el mismo sitio en donde, los sábados, presenta Nada del amor me produce envidia.

La historia del nacimiento de este nuevo espectáculo es muy particular. Todo comenzó hace un año. La actriz estaba en Córdoba y leyó en un diario una nota en la que se describía la historia de Juan Duarte y su relación con Fanny Navarro. El material se detenía citando algunos datos de la vida de esta mujer, proveniente de una familia radical, que siendo muy joven se liga al peronismo, inicia una fuerte amistad con Eva Duarte, mientras mantiene una atormentada relación de amor con su hermano. "Aparentemente ella no tenía ningún interés político – explica María Merlino–; conoce a Juan, llega a Eva y eso la cambia notoriamente. Desarrolla una vida intensa, llega al esplendor y luego cae como en picada y casi desaparece de la vida pública. En tiempos de la Revolución Libertadora, un capitán la interroga, le presenta el cráneo de Juan Duarte y eso la termina de enloquecer. Toda esa historia me pareció increíble."

Tanto en Nada del amor… como en Que me has hecho, vida mía asoma una época y un mundo del espectáculo que liga a Eva Perón con dos actrices muy emblemáticas en su historia. En el primero, Libertad Lamarque (siempre ha sido muy comentada su pelea con Eva en un set cinematográfico que la lleva finalmente a exiliarse en México), en el segundo, Navarro. Merlino explica que, en verdad, eso es casi casual. "Nada del amor… surgió porque me interesaba hacer algo sobre Libertad e investigué sobre el mundo de las cancionistas argentinas, después, entre Santiago y Diego dieron forma a este texto en el que la protagonista es una costurera que se debate entre hacer el mismo vestido para Eva y para Libertad. En el caso de Fanny Navarro, fui directamente hacia su vida. Debí asumir que no soy parecida. Diría que corporalmente soy dos Fanny, ella era muy menudita. Y lo más interesante fue seleccionar qué aspectos de su historia entraban en el espectáculo."

Lo que más le extraña a la intérprete es que en ambas experiencias Eva Duarte tenga un lugar especial. "Acá está mucho más presente –aclara–. Trabajamos sobre la biografía de César Maranghello y Andrés Insaurralde, que es increíble. Ellos la amaban. Mario Gallina también nos ayudó muchísimo. Y fue apareciendo una fascinación particular ante cada nuevo dato que encontrábamos. De pronto aparecieron unos videos en Super 8 en donde se la ve a Fanny en una quinta. Alguien de España lo subió a la Web este año. Si se quiere hasta hay algo de misterioso en ello."

Como en Nada del amor… aquí la actriz también canta y le ha dado un lugar preponderante al mundo del radioteatro. En escena la acompaña Joaquín Segade, quien hace los efectos especiales en vivo.

–¿Qué es lo más te inquieta de la vida de Fanny Navarro?

–Una de las cosas es por qué tanta saña con ella. Muchas actrices fueron peronistas y no se las aisló ni se las marginó como a Fanny. Es como una actriz maldita de esa época. Le dieron un poder que no supo manejar, era muy joven cuando Eva le dio a dirigir el Ateneo Cultural, tenía veintitantos años. Según parece, la política no estaba en su vida. Indudablemente hay algo del poder que la sedujo y se le debe haber ido de las manos. Se dice que desde el Ateneo ella ayudó a construir listas negras pero, según sus biógrafos, no hay pruebas acerca de eso. Y también se asegura que ayudó a mucha gente.

–¿Cómo analizás la continuidad de Nada del amor me produce envidia?

–Lo disfruto muchísimo. Tengo ese espectáculo tan vivo como si fuera la primera función. Me sigue emocionando. No podría hacerlo si no fuera así. Y es muy fuerte lo que pasa con el público. La gente me espera para saludarme, emocionada. Lo presentamos en Brasil, Bolivia, España, Francia y siempre causa lo mismo, parece increíble. Tiene una llegada que es impresionante. Nos superó. Nunca pensamos que iba a pasar esto.

–En ambos proyectos tu participación es muy activa. Estás en la investigación, en la escritura y finalmente pones el cuerpo.

–Me interesa ese proceso. Sobre todo la etapa de la investigación, de la selección de los materiales. Cuando llego al escenario es como si ya conociera con mucha profundidad al personaje y eso me produce un gran placer.

PARA AGENDAR

Qué me has hecho, vida mía : domingos, a las 20. Nada del amor me produce envidia: sábados, a las 18 Teatro: La Carpintería, Jean Jaurès 958.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.