Moldavsky, el candidato 2019: talento intuitivo y una hábil risa subversiva

Fuente: LA NACION
Mercedes Méndez
(0)
17 de mayo de 2019  

Libro: Roberto Moldavsky, Julio Feld, Gerardo Lipszyc, Mariana Jusid y Eial Moldavsky. dirección: Roberto Moldavsky / Elenco: Roberto Moldavsky, Eial Moldavsky, Chelo K, Lucas Ramírez, Matías Scheines y Martín Rur / Luces: Alejandro Velázquez / Teatro: Apolo / Duración: 60 minutos / Nuestra opinión: Buena

La vida del humorista Roberto Moldavsky puede funcionar como una de estas historias motivacionales que invitan a la gente a cumplir sus sueños. Un hombre que durante 20 años atendió un negocio de telas en Once, pero un día decidió escuchar su deseo y se anotó en un curso de stand-up. De ese taller salió un video que terminó en manos de un productor de teatro y, a partir de ahí, una cadena de buena suerte y personas con el ojo afinado que lo llevaron a convertirse en el cómico más convocante del país en este momento.

¿Cuál es la fuerza de Moldavsky? La intuición y no como algo menor o azaroso, sino como una forma superior de razonamiento. Roberto Moldavsky tiene el don de la percepción y una mirada disruptiva que le permite relacionar aspectos de la vida que a priori no se encuentran, pero él los cruza y, a fuerza de exageración o distorsión, produce la magia del chiste. No es fácil hacer reír y él, imposible no reconocerlo, lo logra desde el primer minuto de su espectáculo.

De la mano de esta intuición, la improvisación es su punto más fuerte: ahí donde puede salirse de lo previsible y jugar con eso que, pareciera, tiene de manera innata. En el comienzo de Moldavsky, el candidato 2019, empieza a interactuar con el público y su imagen en vivo, muy atento a la necesidad de exposición de la gente, que es el gran signo de esta época. En esa instancia, no tiene otra opción más que liberar su imaginación y darles rienda suelta a proyecciones, estereotipos y asociaciones que solo causan risa. El resultado es efectivo y contundente.

Cuando apuesta a las fórmulas probadas: los hombres zombi frente al control remoto (un chiste ya no apto para millennials) o las mujeres que están todo el día en la peluquería, se bajan las expectativas de un humorista que puede mucho más. El público de todos modos se va a reír, claro.

A su vez, combina los monólogos de humor sobre distintas temáticas (la política, el mundo judío, la vida en pareja y lo escatológico) con una banda en vivo, La Valentín Gómez, compuesta por cuatro músicos que se integran muy bien a su espectáculo, están atentos a cada remate y forman parte central de algunos cuadros. La risa es subversiva. Moldavsky tiene el poder, si es que quiere, de tensar los límites de lo esperable para el stand-up e ir mucho más lejos.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.