Muchacho de luna: vibrante hilván de textos de Lorca en un gran montaje

Gran trabajo actoral de Paulo Brunetti
Gran trabajo actoral de Paulo Brunetti
Pablo Gorlero
(0)
6 de diciembre de 2019  

Dramaturgia y dirección: Oscar Barney Finn, sobre textos de Federico García Lorca / Elenco: Paulo Brunetti y Sabrina Macchi / Escenografía: Paula Molina / Vestuario: Nicanor Bravo y Paula Molina / Audiovisual: Robert Díaz / Producción ejecutiva: Sol Vannelli / Funciones: el domingos, a las 20:30 (repone en febrero, en mismo día y horario) / Sala: El Portón de Sánchez, Sánchez de Bustamante 1034 / Nuestra opinión: muy buena

Oscar Barney Finn es un maestro de los climas, un sastre de la palabra y un esteta que hace de la totalidad de su propuesta una obra pictórica perdurable en la memoria y los sentidos del espectador. En Muchacho de Luna logró una maravillosa evocación del mundo de Federico García Lorca, a través de una prolija selección de textos de sus más conocidas obras dramáticas, sus cartas, poemas y su música. Es un hilván emotivo que transita al autor tanto en su creación como en su persona.

Y allí plantado prácticamente solo en un sobria disposición de sillas y mesa señoriales, Paulo Brunetti hace deambular su ser en los múltiples Lorca. Sabe decir el verso a la perfección y no le hace falta la tonada castiza para degustar al poeta granadino. Con una auténtica verdad y su caudal de sensibilidad llega a cada momento, a cada situación y trayecto planteados por el director, como un eximio intérprete.

"A las cinco de la tarde. Eran las cinco en punto de la tarde. Un niño trajo la blanca sábana a las cinco de la tarde. Una espuerta de cal ya prevenida a las cinco de la tarde. Lo demás era muerte y sólo muerte a las cinco de la tarde." Cuando aborda esa profunda, teatral y sentida elegía que Lorca escribió en Llanto por Ignacio Sánchez Mejías, escena y platea trepidan. Esos decires, esos sentires se replican en su personificación de Bernarda Alba y hacen recordar que Lorca siempre es necesario y que el mundo parece no tener remedio. "Aquí se hace lo que yo mando. Hilo y aguja para las hembras, látigo y mula para el varón, eso tiene la gente que nace con posibles".

La sociedad intérprete-director en este trabajo son una muestra perfecta de trabajo en conjunto, desde la investigación, concepción de la propuesta y definición. Nada en Muchacho de Luna está de más. A Lorca lo circunda siempre la muerte, reflejada de manera corpórea, grácil y amenazante a la vez, a través de un interesante trabajo físico de Sabrina Macchi.

El vestuario de Nicanor Bravo para Brunetti lo sitúa en época y le aporta carácter, mientras que el diseño audiovisual de Robert Díaz también es acorde con el buen gusto del director.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.