Otra vieja dama indigna

Versión de la obra de Brecht, dirigida por Francisco Javier
(0)
3 de mayo de 2003  

Cuatro estrenos marcan el derrotero creativo del director Francisco Javier en esta temporada. Mientras disfruta el éxito que están alcanzando las funciones de "Novecento", de Alessandro Baricco, en Patio de Actores, cuyo único intérprete es Jorge Suárez, estrenará esta noche, a las 21, "La indigna señora B", de Bertolt Brecht, en el Actor´s Studio. A la vez que ensaya en el Regina "La prisionera", de Emilio Carballido, con Marta Bianchi como protagonista, una pieza de Pedro Sedlinsky lo está esperando para subir a escena en octubre en el Cervantes.

Javier dice que las cosas se fueron encadenando así. Explica que los proyectos tomaron rumbos que él no había pautado de antemano y por eso hoy se encuentra en pleno proceso creativo.

"La indigna señora B" es una versión de Teresa Gómez de "La vieja dama indigna" (material que fue llevado al cine por René Allio). La narración forma parte de los "Cuentos del almanaque", de Brecht. Allí reúne poemas, cuentos breves y reflexiones, en un intento por seguir aquella tradición propia de los siglos XVII y XVIII cuando los almanaques incluían textos.

El elenco de la obra está integrado por Alicia Bellán, Enzo Bai, Brigitte Cordovero, Titina Makantassis, Esther Shafer, Gabriel Rossi y Livia Fernán. La música original fue compuesta por Roque de Pedro.

Francisco Javier es un apasionado por Bertolt Brecht y a la vez disfruta enormemente de esos cuentos del almanaque a los que lee en francés. Durante la entrevista con LA NACION los narra casi a todos, con una única intención, mostrar el profundo interés del escritor alemán por valorizar las cualidades que hacen a lo humano.

Historia de mujeres

El proyecto pertenece a la actriz Alicia Bellán. Hace aproximadamente diez años ella comenzó a fantasear con la idea de protagonizar a la señora B, y sólo el año pasado logró encontrar quien hiciera una adaptación de la narración. Teresa Gómez se encargó de la dramaturgia y de escribir las letras de las canciones. Y Francisco Javier decidió dirigirla.

"Propuse -explica el director- que tomáramos como modelo "La excepción y la regla" y que siguiéramos su estructura. La dificultad aquí está en el personaje porque ella no manifiesta abiertamente qué es lo que le pasa. Se casó joven, se dedicó a criar a sus hijos, a apoyar a su marido que tenía un taller y, de pronto, a los 75 años, él muere y se queda sola. Empieza a hacer otras cosas, a vivir de otra manera, pero siempre con la misma naturalidad. No dice: "Ahora voy a aprovechar para hacer esto o aquello". Nunca había ido al cine y va, nunca comió en la fonda del pueblo y lo hace, y allí descubre a una joven que se preocupa por ella. Y hasta decide irse de vacaciones. Brecht dice que esta mujer dedicó 60 años a vivir de una manera y 2 años a vivir de otra y todo lo hizo con la misma tranquilidad, la misma serenidad y paz interior."

Aquí entra en juego algo que es fundamental para Brecht, analizar el sentido común. Puede decirse que todos los cuentos breves que integran el volumen "Cuentos del almanaque" hacen referencia a eso. "Cuando uno se refiere al sentido común parece que siempre está hablando sobre algo que al hombre lo ayuda, lo ubica donde corresponde -comenta Javier-. Pero a veces el sentido común está totalmente equivocado. El sentido común de mucha gente acá es votar a Carlos Menem. En aquella Alemania era seguir a Hitler (la acción de "La indigna señora B" se desarrolla en Badem, Alemania, antes de la Segunda Guerra Mundial). Brecht concibe una literatura que ayuda a cambiar ese sentido común. En el final de "La excepción de la regla" el presentador dice: "No porque las cosas sean siempre así, fatalmente tienen que ser así" y en "La indigna señora B" decimos: "No tome nunca todo lo que es habitual como irremediable, siempre hay que pensar que puede haber otra manera de ver las cosas y si eso ocurre como un vicio, póngale remedio"."

Francisco Javier califica a Bertolt Brecht como "el gran autor del siglo XX, no sólo por los temas que tocó, sino porque fue el único que dio forma a un sistema diferente. Todo su trabajo tiene una coherencia extraordinaria -afirma-, es un sistema estupendo de creación de espectáculos. Su teatro épico propone al espectador que no se identifique con el personaje, que no pierda la capacidad de ubicarse en el lugar y decir: "Yo qué hubiera hecho". Esa concientización es fundamental en su teatro. Y siempre lo que está presente en su obra es el costado más humano de todos nosotros".

Para agendar

  • La indigna señora B, obra de Bertolt Brecht. Actor´s Studio Corrientes 3565. Tel.: 4867-6622. Sábados, a las 21. Entradas, $ 8.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.