Un Ginastera íntimo que deja entrever sus misterios

A cien años del nacimiento del compositor, Alicia Terzián armó un programa representativo con intérpretes amigos
René Vargas Vera
(0)
4 de mayo de 2016  

Ocurrió en la Recoleta y en la bellísima sala García Morillo de la Universidad Nacional de las Artes (UNA).

A cien años de su nacimiento y a 23 de su partida, el maestro Alberto Ginastera se reencuentra con nosotros a través del fervoroso retrato que de él traza su alumna predilecta, Alicia Terzián, quien ha contado para este homenaje, con la adhesión de la hoy llamada Universidad Nacional de las Artes, a través de su departamento López Buchardo (nombre originario y significativo del emblemático ex Conservatorio Nacional).

Ya mismo podríamos definir a esta cita como la más sincera y profunda de cuantas se le rindan en el transcurso de este año de su centenario, al enorme compositor argentino de música inspirada en el folklore argentino y en las seculares resonancias telúricas de nuestra América. Por estar despojada de la fastuosidad de los impactantes conciertos sinfónicos para el gran público, en los que se destacó, sobre todo, el genio creador de nuestro prestigioso músico.

Se trata de una conferencia ilustrada, o concierto comentado, en el que Alicia Terzián emprende un vasto y variado recorrido por las más diversas obras que identifican aquello que el sabio Stefan Zweig definió como "El misterio de la creación artística"; en este caso, del eminente pedagogo y más célebre compositor argentino de música clásica en el mundo entero.

El punto de partida son las creaciones de Ginastera hacia mediados de los años 30. La distinguida compositora, fundadora del Grupo Encuentros de Música Contemporánea de cámara, va desgranando prolijas y minuciosas instancias en su condición de alumna, tanto de sus vivencias artísticas como humanas a lo largo de su estrecha vinculación con su maestro. Su erudición no quita un ápice la cercanía con el público que se ha dado cita allí, y entre el cual se cuentan destacados representantes del arte sonoro.

Se escuchan aquí obras que los estudiosos suelen dividir en tres períodos: dos de enigmáticos y conjeturales "nacionalismo objetivo" y "nacionalismo subjetivo" y un tercero que lo instala en el neo expresionismo.

Reencuentros

Lo que sí resulta más fácil de identificar y percibir en la música, a todo oído inocente, ya ha quedado enunciado en las propias denominaciones de sus obras (más allá de sus tres óperas, conciertos y sonatas), que son como una declaración de principios. Por ejemplo los ballets Estancia y Panambí, la Obertura para al Fausto Criollo, Ollantay, sus tres Pampeana, las Cinco canciones folklóricas argentinas, la Puneña... Prolongaciones de aquel universo gestado por creadores tan inspirados en el folklore y la música popular, como Alberto Williams, López Buchardo, Julián Aguirre, y aquella pléyade que reelaboró enfoques y técnicas, como Juan José Castro, o Juan Carlos Paz, y que desembocó en el influjo de Stravinski, Bartók y Falla, por ejemplo.

Para transmitir parte de tal bagaje, están la voz potente de la mezzosoprano Marta Blanco, en varias de las canciones, acompañada por la excelencia pianística de Claudio Espector (que será fulgurante en la Sonata nº 3, op. 55), y luego por sus compañeros del Grupo Encuentros: los talentosos Fabio Mazzitelli en flauta, Sergio Polizzi en violín, y Arauco Yepes en percusión; en seguida el magnífico dúo de flauta y oboe, con Mazzitelli y Rubén Albornoz. Y en versiones grabadas que difunden partes del ballet Estancia y de Popol Vuh, la creación del mundo Maya.

El reencuentro con Alberto Ginastera culminará con el recuerdo de su hija Georgina Ginastera, el insigne pianista Luis Ascot, que estrenó gloriosamente sus conciertos para piano, y el vicerrector de la UNA, Julio García Cánepa. Ellos nos cuentan sabrosas, gozosas y trascendentes vivencias personales con el gran maestro, como para enriquecer las cálidas semblanzas de Terzián.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.