Un grupo de dramaturgas le pone sonido al Botánico porteño