Un nuevo texto de Hernán Casciari es abordado por dos referentes del stand-up porteño

Mellera, Casciari y Lauriente
Mellera, Casciari y Lauriente Crédito: Hernán Zenteno
Lucas Lauriente y Luciano Mellera protagonizan Quedate conmigo, Lucas, sobre las charlas imaginarias de dos niñitos
Alejandro Lingenti
(0)
10 de noviembre de 2019  

Para encontrar el origen de Quedate conmigo, Lucashay que viajar al pasado. Remontarse hasta 1996, cuando Hernán Casciari se mudó temporalmente a la casa de sus abuelos en San Isidro, pegada a un colegio cuyo patio de recreos él podía espiar desde la terraza donde estaba su pequeño cuarto. "Me colgaba mirando a los chicos correr y gritar. Un día empecé a notar que había dos que se quedaban quietitos en el arenero charlando y me llamó la atención. No podía escuchar lo que conversaban por el griterío de los demás, pero empecé a imaginarme esos diálogos y a escribirlos. Se me ocurrió que podían hablar de temas de su edad, pero con el estilo y las formas de los adultos: 'Mirá el chupete que tiene aquel. ¿Qué modelo será? ¿Vos pudiste dejarlo? Yo lo dejé, pero tengo uno escondido en una maceta y de vez en cuando le pego una chupada'. Cosas así... Esa idea original de unos pibitos que hablan con el lenguaje de los adultos fue el disparador de una serie de textos que retomé varios años más tarde para subir a mi blog. Tuve muy buena respuesta de los lectores y empecé a sumar más charlas durante todo un año, ya con la idea de que eso podía transformarse en algo más, una obra de teatro, por ejemplo", recuerda Casciari.

Y finalmente ocurrió: quince años después, la obra ha llegado a la calle Corrientes (los miércoles, a las 21, en el Paseo La Plaza), con dos comediantes de stand-up como protagonistas ( Luciano Mellera y Lucas Lauriente, que los viernes tienen en cartel otro espectáculo en el mismo espacio teatral) y Pablo Picotto a cargo de la dirección de una obra divertida y también provocadora en más de un pasaje. "Mi hermana me habló de Luciano y Lucas -agrega Casciari-. Me dijo que ellos eran ideales para hacer esta obra. Los fui a ver y me di cuenta muy rápido de que podía funcionar.".

Nombres fuertes de la escena del stand up porteño, Mellera y Lauriente destacan que el creador de Más respeto, que soy tu madre los dejó trabajar con absoluta libertad durante el período de ensayos.

"Le encontraron una vuelta muy interesante en lo gestual y lo escenográfico, supieron salvar ciertas cosas que habían perdido vigencia simplemente porque son textos que escribí hace años -cuenta el fundador de la Editorial Orsai-. La química que tienen Luciano y Lucas es impresionante, y la obra quedó bárbara". Mellera aclara: "No es todo comedia. Alguna gente que vino a ver la obra terminó llorando. Es una montaña rusa de emociones, bien al estilo de Casciari. Y se habla de temas serios: las fantasías sexuales, el bullying, la muerte... Provoca risa, pero también incomodidad".

Una clave que garantiza la eficacia de la obra es el buen timing de los protagonistas. "Como es un diálogo permanente era un desafío para ellos, que están más acostumbrados a los monólogos del stand up y a la interacción con el público -opina Casciari-. En este caso, lo que manda es la velocidad: hay un chiste cada quince segundos. Y ellos lo resuelven muy bien".

"Esa dinámica se pudo armar porque nos conocemos mucho -subraya Lauriente-. A veces estamos en una reunión de amigos y, en ciertas situaciones, yo sé lo que va a decir Luciano antes de que lo diga. O pienso un chiste, no lo digo y lo termina diciendo él. Pasamos mucho tiempo juntos, entonces nuestro humor funciona muy sincronizado".

Mellera y Lauriente comparten giras que hacen por todo el país. "Pudimos apropiarnos del material y sacar adelante un proyecto que pintaba difícil porque ni yo ni Lucas tenemos mucha experiencia con la actuación". Convencido de que el humor es útil para generar vínculos, Lauriente destaca que lo usa básicamente "como mecanismo de supervivencia, como herramienta para relacionarme con los demás, que al fin y al cabo es lo que mas me interesa", remata.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.