Una nueva experiencia de teatro físico

Presenta una personal versión de Antígona, en El Portón de Sánchez
(0)
2 de septiembre de 2013  

En 1997 un joven creador, proveniente de la danza, estrenaba en el auditorio del Centro Cultural Recoleta una singular versión de la novela de Roberto Arlt, Los siete locos. Yamil Ostrovsky introducía entonces su concepción del teatro físico y abría un campo de expresión muy interesante dentro de la nueva generación de creadores de la época.

La compañía siguió desarrollándose, con algunos miembros fijos y otros que se integran según las necesidades de un nuevo proyecto. Ostrovsky trabaja además como director asociado al Grupo de Danza de la Universidad de San Martín, que dirige Oscar Araiz, y por eso sus producciones de teatro físico no poseen la continuidad esperada. Luego de aquella pieza, basada en el texto de Arlt, dio a conocer Varieté de amor y locura, Lo trágico cotidiano de G. Papini o Sueño de una noche de verano , de William Shakespeare.

Por estos días, el grupo ofrece Antígona en El Portón de Sánchez. La experiencia, interpretada por Paula Guzzo, Julieta Moras, Pablo Goldberg y Leonardo Porfiri, sintetiza sólo en cuatro personajes la tragedia de Sófocles y la ubica en un espacio sumamente despojado. Los propios cuerpos de los actores van armando las diversas locaciones exteriores e interiores en los que se desarrolla la historia y, hasta en algunas situaciones, esos mismos cuerpos se transforman en objetos.

"Esta Antígona surgió casi por casualidad -cuenta Yamil Ostrovsky. En una de mis clínicas de teatro físico, una alumna llegó con el personaje. Soy un fanático de la tragedia griega y enseguida me entusiasmé con generar una investigación sobre el tema. Encontraba en ese proceso una interesante posibilidad de trabajar físicamente con las energías encontradas, con los equilibrios y desequilibrios. En el espectáculo, Antígona comienza siendo la protagonista, pero luego me interesa trabajar sobre el perfil de Creonte. Uno no conoce a las personas, verdaderamente, hasta que no tienen el poder. Él está convencido de lo que piensa, cree que su actitud es buena y sostiene su decisión. Y también me ha interesado ver, a través de la figura de un soldado, al pueblo. A medida que la acción transcurre, es ese personaje el que va aprendiendo realmente de los acontecimientos."

Según destaca el director y coreógrafo, sigue muy interesado en los postulados del teatro pobre de Jerzy Grotowski. Profundiza en aquel concepto. "Todo está en los actores -explica. No quiero hacer depender la puesta ni de las luces ni de la escenografía. Por eso utilizo el espacio despojado y en él se destacan sólo el artista y su cuerpo. Esto nos permite, además, montar el espectáculo en cualquier tipo de espacio."

Relacionado con el mundo de la danza desde los seis años, Yamil Ostrovsky no deja de agradecer a su maestro Oscar Araiz la posibilidad de acompañarlo en su trabajo, ya sea como asistente o ahora codirigiendo con él el Grupo de Danza de la Universidad de San Martín. "Sin dudas es una gran escuela para mí trabajar a su lado." Pero también esa tarea lo aísla un tanto de su labor como director. "Es que tengo períodos en los que me guardo y luego salgo a producir con más pasión. Encuentro ese proyecto que me inquieta. Aparece un concepto y, a partir de ahí, genero una serie de reglas. Busco unas leyes que me enmarquen y empiezo a diseñar la puesta. Investigo y descarto. Pruebo. Desarrollo una tarea de laboratorio muy intensa, hasta que, finalmente, el trabajo toma la dimensión que necesito."

  • Antígona

    Dirección de Yamil Ostrovsky

    Sala, El Portón de Sánchez (Sánchez de Bustamante 1034).

    Funciones, los sábados, a las 23.30.

    Localidades, 70 pesos.
  • http://guia.lanacion.com.ar/teatro/obra/antigona-ob18573

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.