Tele: las mejores series de 2014

Sherlock
Sherlock
Hacemos un repaso por las producciones de este año más destacadas, a nivel internacional y local
Martín Fernández Cruz
(0)
9 de diciembre de 2014  • 09:14

Llega diciembre y el balance anual se vuelve un obligatorio. Por ese motivo, una vez más proponemos darle la espalda a los odiosos preparativos navideños, el vitel toné y la ensalada rusa para enfrascarse en las series que nos alegraron este 2014.

Sherlock

Que me disculpen los militantes de Game of Thrones, pero la tercera temporada de Sherlock fue el acontecimiento televisivo del año. Los protagonistas Benedict Cumberbatch y Martin Freeman están a la altura de los guiones de hierro escritos por la dupla creativa de Steven Moffat y Mark Gatiss. Y el motivo por el cual esta versión moderna de Sherlock es tan atractiva, radica simplemente en que los guionistas respetaron la esencia del mítico detective, demostrando un profundo amor por el aspecto clásico de un personaje reversionado que, a pesar de tener tecnología de punta, tablets y celulares, encuentra en el practicar con su violín el mejor método reflexivo.

Cumberbatch y Freeman son religión y por eso es que desde aquí seguimos intentado evangelizar y convencer de que Sherlock es lo más grande que le pasó a la tele actual.

Silicon Valley

En la época de oro de MTV y las estrellas pop todoterreno, Mike Judge creó a dos adolescentes idiotas que, básicamente, le servían como plataforma para burlarse de millones de otros adolescentes idiotas que veían videoclips noche y día. Esos dos personajes se llamaron Beavis and Butthead y fueron uno de los grandes hitos animados de la década. Hoy, desde la pantalla de HBO, Judge repite ese hermoso esquema y usa a un grupo de neuróticos programadores para apuntar contra las miserias de una sociedad tecno-adicta. Utiliza como hilo conductor de la historia a Richard Hendricks, un programador que acepta 200.000 dólares para utilizarlos en fundar una empresa de informática. Los conflictos externos que sufrirá Richard, representados por sus amigos/empleados (entre los que se destaca el gigantesco T. J. Miller), sumados a una generosa galería de mambos emocionales, harán del protagonista y su anhelo de triunfo, una épica digna de Tolkien. A pesar de hacerlos sufrir, se nota que Judge realmente ama a sus personajes y con tan solo una temporada de 8 episodios, Silicon Valley se convirtió en la gran comedia televisiva actual.

The Knick

Esta serie protagonizada Clive Owen , un cirujano a comienzos del siglo XX, es uno de esos productos televisivos mutante que tiene destino de culto. La ficción dirigida por Steve Soderbergh fue una de las sorpresas del año, y continúa la tradición de series sobre el mundo de la medicina que impusieron E.R. o House. Y justamente siguiendo el modelo de House, lo más atractivo en The Knick es su protagonista, el doctor Thackery, un tipo que en lo social es hijo de su época (racista, machista, etc.), pero que irónicamente, en el campo de la medicina, resulta ser una mente adelantada. Esta contradicción lo convierte en un héroe torturado con el que resulta imposible no fascinarse. Con solo diez capítulos en su haber, esta historia se convierte en otra de las grandes promesas televisivas de esta década.

Y mientras tanto, en la tele argentina…

En un año de muchas promesas pero pocos logros, hubo dos ficciones argentinas que se destacaron por sobre el resto:

Guapas

La gigantesca popularidad de Guapas es fácil de medir. Basta con agarrar el celular de una amiga, o novia, o madre, o compañera de trabajo, y comprobar que probablemente tenga en su teléfono, un grupo de WhatsApp bautizado con el nombre de la tira. La serie protagonizada por Mercedes Morán, Carla Peterson, Isabel Macedo y compañía se convirtió en la ficción argentina más popular de 2014. Aunque Guapas no haya sido un boom imponente en materia rating, es innegable que un grupo sólido de actores y actrices (siendo Esteaban Lamothe y Macedo lo mejor que dio la tira), sumado a los guiones de Leandro Calderone y Carolina Aguirre, da por resultado una ficción que se paró de manos solita, en un año que la tele argentina no terminó de dar en el blanco.

En Terapia

Tercera temporada de una serie perfecta. En un país colmado de amantes del diván, En Terapia se convirtió en la mejor ficción vinculada al siempre atractivo mundo de la psicología. Con una estructura televisiva fiel a lo que significa asistir a terapia, la ficción protagonizada por Diego Peretti tuve un tercer año brillante, que apostó más a la calidad que a la cantidad. Y aunque sea una remake, el mérito de la serie estuvo en adaptar, crear y modificar el universo de este psicólogo a la realidad argentina y cómo serían esos pacientes en caso de vivir en nuestro país. Injustamente lejos de un rating alto, esta historia fue seguida con fidelidad por televidentes que suman y suman vistas por YouTube. Sin lugar a duda, En Terapia se convirtió irremediablemente en una serie de culto, y que cuando termine (lo cual es probable, teniendo en cuenta que la versión original tuvo dos temporadas y la norteamericana, sólo tres) entrará al panteón sagrado de la tele local junto a otras joyas únicas como Los Simuladores y Okupas.

Una última cosa…

Y antes de que arrojen sus molotovs en forma de comentarios acá abajo, enojados porque no se nombró tal o cual serie, adjunto aquí un breve repaso por otras joyas del año:

1. Game of Thrones: ni un paso atrás, otra obra maestra que sigue firme y de la que ya estuvimos deliberando hace un tiempo atrás.

2. True Detective: junto a Sherlock es de lo mejor que le pasó a la tele de 2014.

3. Sons of Anarchy: terminó y nos dejó un vacío enorme, esta épica motoquera está a la altura de The Wire.

4. The Leftovers: HBO sigue experimentado y da a luz grandes series como esta.

5. Downton Abbey: una quinta temporada redonda. Su creador, Julian Fellowes, no muestra señales de fatiga.

6. Doctor Who: la corona está a salvo, Peter Capaldi es un gran doctor.

7. The Strain: terror televisivo de verdad. Para Penny Dreadful que lo mira por tevé .

8. Utopía: la televisión inglesa se está convirtiendo en el HBO del mundo. Vean Utopía y salgan todos a tomar las calles en protesta de la cancelación de una ficción tan gigante como ésta.

9. Orange is the New Black: Piper es el personaje femenino más grande que nos dio la tele después de Lorelai Gilmore (aunque ambas no tengan nada que ver, a las dos las queremos).

10. Adventure Time: es animación, lo pasan por Cartoon Network y los televidentes "sofisticados" no le dan importancia. Ellos se lo pierden, Adventure Time es una obra maestra (psicodélica).

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.