Argentina, tierra de amor y venganza: Torcuato es blanco del golpe más ambicioso de la banda

Los líderes del equipo no temen subir la apuesta
Los líderes del equipo no temen subir la apuesta Crédito: eltrece
(0)
6 de julio de 2019  • 00:42

Todo está preparado, la banda liderada por Bruno (Albert Baró) y Aldo ( Gonzalo Heredia ) tiene todo organizado para cometer el hurto más grande hasta el momento: robar el dinero que todos los dueños de prostíbulos pagan por la trata de mujeres. La información que obtienen les permite saber dónde y cuándo se realizará una subasta, y a partir de eso organizan una estrategia para llevarse los miles de pesos mal habidos.

Finalmente llega el día, y todos se preparan para el atraco. Trauman ( Fernán Mirás ) organiza a otros dueños de prostíbulos y reciben a las mujeres que secuestraron para prostituir, todas llevadas hasta allí por Torcuato ( Benjamín Vicuña ). Samuel, para mortificar a Raquel ( Eugenia Suárez ), le pide que oficie de conductora del remate, una situación que la angustia terriblemente. Una vez finalizada la compra de mujeres, los lingotes de oro y el dinero recaudado se guarda en una caja fuerte. Y en ese mismo lugar, Francesa (Malena Sánchez) y el resto de la banda, con la ayuda de Alí (Ariel Pérez de María), intercambian la caja fuerte y les dejan una igual pero vacía. De esa manera, huyen con todo el dinero de los proxenetas.

Cuando Torcuato va a sumar cuánto recaudó, el disgusto es mayor al descubrir que no hay dinero. Enfurecido, arremete contra Trauman bajo la sospecha que él, o alguno de sus compañeros tiene algo que ver, pero nadie sabe nada. Ambos villanos protagonizan entonces una fuerte discusión y Ferreira muy seguro le dice que no piensa dejarle a las mujeres si no aparece su dinero. Todos sospechan de todos, sin imaginar que la banda fue la responsable de ese dinero robado.

Quien sí tiene un encuentro cercano con la muerte, es Lowenstein (Gastón Cocchiarale), que en su rol de campana se queda dormido, y es interceptado por Torcuato. Cuando el mafioso estaba dispuesto a amputarle un dedo para hacerlo hablar, Aldo lo salva al interrumpir la tortura y asegurar que su amigo se encontraba ahí solo para escrachar las actividades delictivas de Trauman.

Por su parte, Lucía ( Delfina Chaves ) comienza a amigarse con la posibilidad de tener a Bruno más cerca, y le propone formar un club de lectura. El español se sorprende con la idea y le consulta si existen clubes compuestos solo por dos integrantes, y ella responde que no hay reglas al respecto, por lo que ellos pueden estar unidos solo "por el amor a los libros". De ese modo, la situación parece finalmente ponerse a favor de Bruno, porque su trabajo con la banda va viento en popa, mientras su vínculo con Lucía vuelve a fortalecerse.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.