Argentina, tierra de amor y venganza: Bruno y Córdoba pierden las esperanzas de ser rescatados

Bruno y Córdoba permanecen prisioneros de Torcuato, y poco a poco van perdiendo las esperanzas
Bruno y Córdoba permanecen prisioneros de Torcuato, y poco a poco van perdiendo las esperanzas Crédito: Prensa Eltrece
(0)
10 de octubre de 2019  • 23:32

Bruno (Albert Baró) y Córdoba (Diego Domínguez) caen en la trampa de Torcuato (Benjamín Vicuña) y son encerrados en el sótano de las caballerizas. Antes, por supuesto, le pide a sus matones que los esposen. A pesar de que el mafioso intenta amedrentarlos, el español sabe que no puede matarlos porque la gente de la banda no va a dejar de buscarlos. Torcuato contrataca revelándole que Pedro en realidad es su hijo. "Te robé todo", se despide, antes de dejarlos encerrados. Después, ordena que tapen el escondite con ladrillos para que "no entre ni una gota de aire".

En el conventillo, Anna (Candela Vetrano) comienza a preguntar por su marido. El día anterior se pelearon y él se fue de la casa, pero la mujer sospecha que algo le pasó. Francesca (Malena Sánchez), a su vez, también está preocupada por Bruno, pero Gallo (Matías Mayer) le hace entender que nada malo puede pasarle porque está convencido de que Torcuato no está al tanto de que lo persiguieron. Ante la tardanza, Aldo (Gonzalo Heredia) -que es el único que sabe dónde están ubicadas las caballerizas- se da cuenta de que algo les ocurrió y va a buscarlos.

Junto a David (Gastón Cocchiarale), entonces, llega a las caballerizas, pero no encuentran nada. Desesperados porque escuchan sus voces, los dos cautivos comienzan a gritar y a pedir ayuda, pero ellos están en plena discusión y no los escuchan.

En la mansión, en tanto, Lucía (Delfina Chaves) pierde el conocimiento luego de haber bebido un producto de limpieza. Alicia (Mercedes Funes) se siente responsable de la situación, pero no está dispuesta a pedir ayuda si eso significa que se la lleven de la casa. Alí (Ariel Pérez de María), desoyendo sus órdenes, la carga y la lleva al hospital. Alicia sigue empecinada en que no la vea ningún médico, pero ante la gravedad del cuadro, no puede impedirlo.

Después de un lavaje de estómago, Lucía intenta huir. Cuenta con la ayuda de la enfermera, que le impide a Torcuato que entre verla. Desesperada, le pide a Alí que la ayude a escapar, pero justo cuando están por salir, los interceptan Alicia y Torcuato.

Ya de nuevo en su casa, Lucía tiene que soportar los embates de su cuñada, y por primera vez se anima a decirle lo que piensa: "Estoy acá encerrada, por qué no aprovechás que lo tenés solo para vos. Si te morís por ser su esposa".

En el Varsovia, Mecha (Soledad Fandiño) sigue marcando el terreno, pero cada vez es más evidente que las chicas, Carmen (Maite Lanata) e Ivonne (Andrea Frigerio) no la soportan ni confían en ella.

Mariquita (Frida Jazmín Vigliecca) y su padre van a sacar a Gabriel (Federico Salles) del calabozo. Sin embargo, la mujer le pide que se se vaya de la casa, porque se siente humillada. Morel intenta convencerla de que no estaba con ninguna mujer, pero la heredera de los Lynch esta vez no cree en sus mentiras.

Morel, entonces, va a buscar asilo a la mansión Ferreyra, pero se encuentra con Aldo, que le impide quedarse. Mientras pelean, llegan los dueños de casa junto a Lucía. Allí, ella le confirma que no fue a ningún lado. Inmediatamente después, se da cuenta de que los zapatos de Ferreyra están llenos de tierra y se da cuenta de que todo fue una trampa.

Más tarde, Trauman (Fernán Mirás) se comunica con la mansión y hace que Raquel (China Suárez) le pida perdón a Gabriel.

Encerrados, ya casi sin aire y desesperados, los dos jóvenes españoles pierden las esperanzas de ser encontrados.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.