Argentina, tierra de amor y venganza: Trauman estalla de furia por el asesinato de su esposa

Torcuato insiste con conservar a su lado a Lucía
Torcuato insiste con conservar a su lado a Lucía Crédito: Prensa Laflia
(0)
6 de agosto de 2019  • 00:29

La situación parece llegar a un punto de no retorno en Argentina, tierra de amor y venganza, mientras Lucía (Defina Chaves) no puede dejar de sentirse asfixiada por el tira y afloje entre Bruno (Albert Baró) y Torcuato ( Benjamín Vicuña ). Una vez más, la joven es víctima de una vil maniobra cuando en un importante diario inventan una cita textual en la que ella dice que permenecerá siempre al lado de su marido, y que el español es un hombre estafador y mentiroso. Lucía se indigna ante esa falsa noticia, y le exige explicaciones a Ferreira, pero él, como es de esperar, se muestra sorprendido y niega estar vinculado a ese hecho. Por ese motivo, ella se comunica con Gabriel (Federico Salles), y su hermano sí se vanagloria de ser el autor de esa mentira. La muchacha una vez más sufre la decepción de su familia.

Por otra parte, Raquel ( Eugenia Suárez ) le da la noticia a Aldo de que, probablemente Trauman ( Fernán Mirás ) sea puesto en libertad. La polaca estaba contra la espada y la pared, y tuvo que levantar la denuncia contra el delincuente porque solo de esa manera Bruno y Francesca ( Malena Sánchez ) iban a ser liberados de su cautiverio. Y como lo anticipó Raquel, Samuel salió de prisión solo para atravesar un momento de absoluta furia cuando descubre que su esposa fue asesinada en un acto de venganza. El delincuente explota y en los brazos de Ivonne ( Andrea Frigerio ) jura que asesinará a la polaca y a Aldo quienes, indirectamente, son responsables de la muerte de su mujer.

Furioso, Samuel se dirige a la casa de Torcuato, y allí le comunica que hará lo imposible para asesinar a Bruno, Aldo y al resto de la banda. Ferreira está de acuerdo, pero allí mismo Alicia ( Mercedes Funes ) le prohíbe a Trauman que atente contra la vida de su marido.

Mientras tanto, y lejos de interesarse por ir al casamiento de su hermano con la menor de los Lynch, la mayor de las Morel se escapa de la mansión y va en busca de Bruno para decirle que todo es una mentira. El español no termina de creerle, y Lucía le dice que ya está cansada y que, en un punto, no le importa quién crea qué. Hastiada, deja al joven con la palabra en la boca, y va a la casa de su familia, que está vacía. Lucía, poco a poco, parece acercarse a su límite.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.