El pueblo australiano despidió a su héroe